Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Documentación

  • 1

cerecedaP. José María Alba Cereceda, S.J.

Fundador de la Sociedad Misionera de Cristo Rey, fue también fundador de la Unión Seglar de San Antonio María Claret, de la Asociación de la Inmaculada y San Luis Gonzaga, del Colegio Corazón Inmaculado de María y de la Asociación María Reina y Madre. Cofundador de la Asociación de Sacerdotes y Religiosos de San Antonio María Claret y de la Hermandad Sacerdotal Española de San Juan de Ávila.
Falleció el 11 de enero de 2002 a la edad de 77 años.


El P. José Maria Alba Cereceda escribió un informe sobre algunas consideraciones de los hechos acaecidos en San Sebastián de Garabandal con fecha 22 de agosto de 1962. "Según la valoración de los médicos es impensable una explicación psicológica o anormal, como tampoco algo comercial interesado, propagandístico, fraudulento en lo familiar o en la colectividad del pueblo".

Las reacciones psicológicas de las niñas son completamente normales, no hay nada de ficticio o superpuesto. No hay tampoco ningún indicio, según las reglas de discernimiento de espíritus de los grandes maestros del espíritu, de una posible inducción diabólica. Más bien se percibe un espíritu de humildad y pobreza, de piedad, sencillez austera, un gran sentido de iglesia y de obediencia. En resumen, en opinión del P. Alba "hay fundamento serio y más que suficiente para poder creer en la realidad de las apariciones de la Virgen María a las cuatro niñas de San Sebastián de Garabandal".

Descargar pdfTexto completo del informe del P. José María Alba Cereceda, S.J.

Consideraciones sobre los hechos de S. Sebastián de Garabandal para el Dr. Purcernau, de Barcelona- Agosto 1962

Mi juicio personal de los hechos tal como me lo he formado hasta hoy:

La Santa Madre Iglesia Jerárquica es la única que puede darnos certeza completa de lo que puede significar religiosamente San Sebastián de Garabandal. Ella da aprobaciones permisivas  o negativas como hace con tanta frecuencia o aprobaciones positivas. Sabiamente la iglesia no tiene prisa y espera el paso del  tiempo. Pero nosotros con bien intencionados esfuerzos podemos ayudar y facilitar el camino a la decisión de la Jerarquía. En todo caso  nuestras desviaciones o errores no serán mas que de personas privadas sin más consecuencias. Pero por nuestra parte es necesario también arriesgarse a juzgar y a formar de manera razonada nuestro juicio y a exponer nuestros personales puntos de vista; muchas veces lo pedirá la misma caridad.

La valoración de los datos de los médicos – el Dr. Ortiz de Santander especialista de niños estuvo durante 22 días consecutivos estudiando a las niñas- su  informe a D. Valentín etc... me persuade que toda explicación psicológica o anormal es impensable.

Queda descartado todo lo que pueda ser de tipo comercial interesado, propagandístico, fraudulento en lo familiar o en la colectividad del pueblo. Esto parecerá evidente a los que han vivido algunos días allí.

La vida religiosa de las niñas y sus reacciones psicológicas y religiosas encaja dentro de lo adecuado para cada una de ellas. Nada ficticio o superpuesto.

Los fenómenos religiosos de las niñas son todos ellos conocidos y dentro de las naturales variedades de cada caso, se han dado muchas veces en la historia de la Iglesia, en las vidas de los santos y en bastantes de ellos ya de niños. Los autores de espiritualidad hacen referencia a tales fenómenos como una concomitancia de la contemplación. En este punto no se hallará nada sorprendente, no digo a un místico, sino a cualquier sacerdote  que haya procurado tener un mínimo de conocimiento en esta materia espiritualidad.

Tampoco presenta dificulta el que se trate de cuatro niñas sencillas de un pueblo perdido entre montes. Más bien hay razones positivas de que Dios se comunique en esos casos.

Las reglas para el discernimiento de espíritus que nos proponen los grandes maestros de las almas no nos dan ningún indicio, en el caso de San Sebastián de Garabandal, de posible inducción diabólica. No se advierte ningún atisbo de espíritu mundano, vano honor, codicia de bienes, soberbia.

Por el contrario se percibe como una especial providencia de Dios. Espíritu de humildad y pobreza, piedad y sencillez austera: un notable sentido de iglesia y de obediencia

Varones religiosos sabios, prudentes y  virtuosos que han acudido a San Sebastián de Garabandal, se inclinan por una interpretación sobrenatural. Entre ellos están algunos grandes teólogos de los más destacados que tenemos hoy en España cuyos nombres tengo presentes.

Tiene gran valor también el sentir común del pueblo en su conjunto. Sus reacciones de honda sabiduría cristiana, su persuasión cada vez más iluminada y contrastada a lo largo de tantos meses. Y a su vez, el sentir de cientos y miles de cristianos, sacerdotes y seglares de todas las provincias de España y de todas las clases sociales. Esa actitud a la luz de la teología es una confirmación nada desdeñable. Todo se produce en un cuadro de connaturalidad con lo sobrenatural, sin estridencias con espontaneidad humana.

Mis conversaciones con las niñas, sus respuestas y de cuanto directamente he podido enterarme sobre las características  de su contemplación, aclaraciones al mensaje, antecedentes  al trance espiritual – “llamadas” . o locuciones  interiores, resistencia a  la gracia... y reminiscencias tras el – conocimientos de tipo infuso, hábitos espirituales...- me llevan a conclusiones positivas sobre la realidad sobrenatural de los hechos.

Finalmente el mensaje dado por la Virgen María a las niñas el 18 de octubre  tiene una estructura muy sencilla y simple. Sacrificios, penitencia, visitas a Jesús Sacramentado. Todo ello informado de una autentica vida cristiana – ser buenos, caridad- Se anuncia condicionadamente un gran castigo para todo el mundo, si no  volvemos a Dios y a una vida santa. Instintivamente viene a la memoria los mensajes de la virgen de Lourdes y Fátima. Puede seguirse en una misma línea.

Por otro lado hay una concordancia perfecta de fondo con lo que viene enseñando reiteradamente el Magisterio público de la Iglesia, desde hace ya más de un siglo. Nuestros tiempos son excepcionales en la historia misma Iglesia como ha vuelto a repetir el Papa Juan XXIII como un eco de Pío XII. Su contenido espiritual que a muchos podrá parecer genérico encuadrar perfectamente con toda la tradición religiosa de la Iglesia, que se remonta hasta la predicación de los profetas de Israel.

La urgencia en nuestro tiempo de laicismo y de perdida de la conciencia del pecado, de una rectificación hacia una autentica vida cristiana es mayor que nunca. Es una verdad de experiencia.

El mensaje puede ser por lo tanto, para todo el que lo recibe y abrace con sencillo  corazón principio de reforma de vida o de un decidido paso adelante en el camino del fervor y de la santidad cristiana.

En resumen pues: Creo que hay fundamento serio y más que suficiente para poder creer en la realidad de las apariciones de la Virgen María a las cuatro niñas de San Sebastián de Garabandal.
De todo el conjunto de datos negativos y positivos podemos extraer una certeza moral, humana suficiente.
Los criterios de discernimiento tanto subjetivos como objetivos- nos fijamos sobre todo en los “signos” – abonan la misma certeza
Creer pues en tales apariciones y obrar conforme a ellas y al mensaje del 18 de octubre del 61 es razonable y a nadie le puede parecer tal como están hoy las cosas como algo imprudente.

Algunos puntos de vista que pueden aclarar
Los hechos sobrenaturales que apreciamos en las niñas no encajan exactamente en el esquema por así decir ordinario de la evolución mística.
Lo  cual no es de extrañar pues son muy diferentes las circunstancias y se trata de unas sencillas  niñas de aldea sin cultivo alguno. Estos hechos conocidos en la vida mística, no han tenido pues, a lo que parece, una ordinaria fase ascética. La gracia ha irrumpido sin más en sus almas. Una gracia mística “gratis dada”. Lo que parece probable es que la evolución mística comience desde ahora.
Lo repentino del comenzar, la iluminación del rostro, la normalidad funcional, la suavidad del termino.. más que de éxtasis, como se dice comúnmente tiene  las características del rapto. Los demás fenómenos son concomitancias del rapto y explicables por el.
Las apariciones son todas ellas de carácter imaginativo, por vía imaginativa. En el rapto se da una perfecta ligadura de sentidos.
Lo verdaderamente notable es la extraordinaria frecuencia de las apariciones y la maternal dignación de la Virgen  con las sencillas peticiones y hasta gustos personales de las niñas y de los presentes. Tiene cada caso particular para las personas a que se refiera un gran valor del “signo” personal.
Se adquiere la impresión subjetiva de que se está recorriendo un camino apenas iniciado a una mayor plenitud. El tiempo y la fidelidad a la gracia de las niñas puedan tal vez aclarárnoslo.
En muchos de estos puntos de vista coincidí perfectamente con el sacerdote D. Luis López Esténaga, gran conocedor de los hechos de S. S. de Garabandal y que es en la actualidad Director espiritual del seminario de la diócesis de Guipúzcoa. De el recibí también provechosas enseñanzas.

Unas consideraciones finales
Todos los que van a S. S de  Garabandal vuelven con más fervor, con más fe, con mayores deseos de servir a Dios y a la Virgen.  Y con deseos de volver al lugar donde se ha recibido dones interiores.
Hay bastantes casos de conversiones. Algunos de ellos son conocidos en todo el pueblo y de muchas personas al hacerse públicos.
No hay casi persona que no haya recibido durante su estancia allí o a su regreso, una respuesta interior de la Virgen a sus suplicas o una muestra especial de predilección.
Las pocas excepciones nada significan.
Supuesto que lo directo o importante es el mensaje que nos llega de la Virgen, no hemos  de esperar nada más si no empezar a ponerlo por obra. Los sacerdotes en esto debemos dirigir al pueblo cristiano para que no se detenga en los exterior de las cosas, sino que dirija su vida a una mayor austeridad, a la reparación, la adoración eucarística y en una palabra a un mayor espíritu cristiano.
Que la misma ida al pueblo de las apariciones se haga con ese espíritu, y que toda la estancia allí esté en concordancia con la peregrinación. Que el pueblo santanderino se convierta así en una irradiación de espíritu eucarístico y de vida de penitencia. Y esto infundirlo también en nuestra vida diaria y en nuestro ambiente propio.

Insistir en el hecho de que el anunciado castigo es condicionada a lo primero. A una auténtica reforma de vida. No se ha de presentar como algo inevitable  que deforme el sentido del mensaje. Las ciudades del Mar Muerto se hubieran salvado si  Abraham hubiera encontrado 10 justos. Lo que quiere la Virgen es nuestra santidad.
Es un hecho que las niñas carecen de dirección espiritual, Dios en su providencia puede suplir con gracias especiales las necesidades de ella para la perfección y para no errar  en el difícil por el que parecen están llamadas las niñas. Muchos aspectos de la vida espiritual y de la perfección aun no los han podido  descubrir, ni quizás los sospechan. Hemos de ayudarles nosotros mucho e insistentemente con nuestras oraciones, para que sean fieles a la gracia que ha comenzado a labrar en sus almas la imagen de Cristo. Para que si Dios, en previsión de su fidelidad futura les ha concedido las gracias de hoy, pues nuestras oraciones consigamos su fidelidad humilde y su entrega a la voluntad de  Dios durante toda la vida para que tenga culminación en sus almas lo que Dios en ellas ha comenzado.


Dos nombres  he omitido por obvias razones: el de D. Valentín cura párroco de Cossio y también de S. S. de Garabandal. Su posición es muy prudente ajustada en todo y sumamente oportuna  en las difíciles circunstancias  en que está.
También el P. Luis Andreu, jesuita, que murió el 9 de agosto del 61. En los hechos  de Garabandal sigue hoy jugando un papel importante desde el cielo. A el hacen alusión con frecuencia las niñas. El capitulo del P. Andreu en esta cuestión es un nuevo dato confirmativo.

- A falta de comisión oficial que trabaje sistemáticamente sobre los hechos y lo estudie directamente me parece muy conveniente la idea que tiene alguno, de ir reuniendo todos los estudios que se hacen asiladamente sobre S. S de Garabandal,.. Y que tengan mutuo conocimiento  del trabajo que se hace también por otros grupos de personas.
Sería de lamentar que por una falta de coordinación o información precisa, surgieran varianes o personales interpretaciones de los hechos sin una visión objetiva y segura. O por no recogerlos y vincularlos a sus mismas fuentes, se diera lugar a glosas, ampliaciones o leyendas piadosas que con la mejor voluntad, dañarían los mismos hechos que se quieren ensalzar. Mensajes recientes han sufrido bastantes ataques por este motivo. Y aunque es verdad que Dios puede obtener  sus fines sin nada de esto, por nuestra parte  nosotros debemos de obrar como si todo estuviera depositado  en nuestras manos, para confiar luego en las de Dios.
    Por otro lado un trabajo así orientado, facilitaría extraordinariamente  la labor de la Comisión que deba informar.

Barcelona 22 agosto 1962


 

Descargar pdfVolver a informes


Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.