Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Documentación

  • 1

andreuP. Jose Ramón María Andréu, S.J.

Parte V- COMPLEMENTOS


INFORME REPORTAJE POR PADRE RAMÓN MARÍA ANDRÉU, S.J.




A lo anteriormente dicho conviene añadir los breves datos siguientes. Estos datos sirven de complemento a lo expuesto en tardes precedentes a la vez que, con lo anterior, estos mismos se completan.

LOS SACERDOTES

Desde el principio manifestaron las videntes una especial predilección por los sacerdotes y religiosos. Con frecuencia, contaban los que llegaban, se fijaban en sus hábitos y se lo contaban a la Virgen.
Al preguntarles a las niñas: ¿Quien quieres más que venga?
Siempre responden igual: los sacerdotes.
Al referirse a la obediencia, siempre dicen que la Virgen les dice que obedezcan a sus padres y a los sacerdotes.

EL ENEMIGO

Con frecuencia, han querido persuadir a los padres de las niñas y a las niñas mismas, que las visiones eran cosas del enemigo. La preocupación de los padres ha sido en este sentido muy grande y los sufrimientos también.  

El día 29 de Agosto a las 00:30 poco más o menos empezó el trance. Loli tenía un frasco con agua bendita preparado con anterioridad y roció con ella a la aparición – era la Virgen –mientras decía: “Para el enemigo”. Despues decía Loli que cuando rociaba con agua bendita la Virgen sonreía.

Leyendo la historia de Lourdes encuentro esta frase: «Bernardita se levantó y comenzó a echar agua bendita a la visión. La Señora sonrió» (Redención, agosto, septiembre, pág. 354, párr. 49).

Es muy frecuente dentro de cada trance el que se santiguen y persignen con la máxima devoción, corrigiéndose incluso si algo  no lo han hecho bien. La acción de santiguarse se repite varias veces durante cada trance. Lo mismo el rezo del Rosario y la estación a Jesus Sacramentado.

OBEDIENCIA DE LAS NIÑAS

Como consecuencia de las visiones, las niñas han sacado un espíritu de obediencia, no solo en obra sino en palabra, diciendo que eso es lo que recomienda la visión, y practicándola. Dicen que la Virgen les dice que obedezcan a sus padres y a los sacerdotes.
Casos: entre los muchos que hay, he constatado personalmente los siguientes:
1- Mandó la madre de Mari Cruz, la menor de las cuatro, a su hija que se quedase en casa. Ésta se quedó mientras las otras iban al pinar a ver la visión. Al decirle a Mari Cruz que fuera con las otras niñas al pinar, respondió: “No, mi mamá no me deja”.
Le insistieron  diciendo que era mejor ver a la Virgen. Ella respondió: “La Virgen me ha dicho que obedezca”.

2- Recomendó el Sr. Obispo que durante los estados de trance, se cerrase la Iglesia para evitar las faltas de respeto que cometía el público, de buena voluntad, pero con afán de ver a las niñas. Esta medida agradó a los padres de las niñas y al pueblo, que no tienen afán de espectacularidad. El primer día que se cerró la Iglesia, las niñás en estado de trance, se dirigían a la Iglesia. Al verla cerrada, se volvían. Esta actuación duró durante varios trances. Se les oía preguntar a la Virgen por qué no abrían la Iglesia. De pronto dijeron: “Ah, entonces está bien”.
Al terminar uno de los trances dijeron:
- Nosotras queríamos que abriesen la Iglesia pero la Virgen ha dicho que lo que haga el sacerdote está bien.

3- Ante el nerviosismo y alboroto que causan los numerosos visitantes determinaron los padres de las niñas tener a sus hijas en casa a puerta cerrada, una vez que sentían la primera llamada y no dejarlas salir. Despues de un  trance, manifestaron las niñas que la Virgen les habia dicho que, si se lo mandaban sus padres que estaba bien y que la verían a ella dentro de sus casas. Así fue. En estado de trance, con la voz del p. Luis, dicen: “No te vaigas eh?.. Bueno, cuando Vd. Quiera pues se va”.  

En el diálogo del día 8 de agosto, en la última visión de la noche, hay un trozo interesante sobre la obediencia, que he citado al hablar del desprecio de la propia fama, y en el que varias veces repite la frase de “como quieras..., lo que tú quieras..., etc”.

La obediencia, aun en contra de la visión o contemplación misma, es una de las notas que más suelen citarse como señal. Véase lo que dice el P. Lallemant: “Lejos de apartar de la obedeciencia, la favorece y facilita su ejecución... Dios quiera que procedamos como los santos, los cuales, con su sumisión, merecieron ser más encumbrados de lo que hubieran sido si se apegaran a sus propias revelaciones. Solo es de temer que los superiores se dejen a veces llevar demasiado de la prudencia humana y, sin más discernimiento, condenen las luces e inspiraciones del Espíritu Santo, teniéndolas por sueños e ilusiones.. Aun en este caso, se debe obedecer. Pero Dios sabrá algún día corregir el error de estos hombres temerarios y enseñarles muy a costa suya, a no condenar estas gracias sin conocerlas y sin ser capaces de juzgarlas” (Doctr. Parr. 4, c. 1).

OBEDIENCIA  DE LA VISIÓN

A propósito de la llamada al éxtasis, se ha hecho la prueba contraria por aparecer menos peligrosa. En lugar de llamar a la realidad cuando están en estado de trance, se ha hecho lo contrario, poner una hora tope para la visión. Como es la autoridad eclesiástica quien debe hacerlo, distingo en esto, dos casos:
1- El Sr. Párroco D. Valentín fue a casa de Conchita y le dijo: “Mira, no es posible que estemos a estas horas todos esperando, asi que te voy a dar un cuarto de hora. Yo te daré tres avisos y el último será el de ir a la cama. Éste es el primer aviso”.
A los 10 nminutos volvió D. Valentín y le dijo: “Éste es el segundo aviso, si antes de cinco minutos no pasa nada, te vas a la cama porque ya es tarde”.
A los dos minutos de salir D. Valentín de casa de Conchita, ésta entró en trance.
2- Ese mismo día y sin que Loli y Jacinta supieran nada de lo ocurrido, hice yo la misma experiencia. Estaban las dos niñas esperando la visión. Habían tenido ya dos llamadas. Como era tarde les dije: “No podemos esperar más. Os doy cinco minutos de tiempo. Si en esos cinco minutos no pasa nada, a la cama”.
Cuando faltaba un minuto les dije: “Sólo queda un  minuto.  Contáis hasta 60 y si no pasa nada, a la cama”.
Ellas comenzaron a contar en voz alta como en la escuela, canturreando. Al llegar al número 17, sin terminarlo, se quedaron clavadas, con el clásico golpe de levantar la cabeza.

Entre otras, se ha hecho la prueba siguiente: Indicó D. Valentin a las niñas que preguntasen a la Virgen si se les aparecía en cuerpo y alma. Las niñas lo hicieron y la Virgen les repondió.... que no se les aparecía en cuerpo y alma sino de otra manera, pero que era Ella.

Eso se lo preguntó D. Valentín como prueba, ya que había leído que las apariciones no son en cuerpo y alma y las niñas no tenían capacidad de discernir entre una cosa y otra, ya que ellas solo decían que veían a la Virgen.
 
Se han hecho otras pruebas, así como decir a las niñas que pregunten a la Virgen a quién tienen que obedecer, si a Ella o a los sacerdotes. También se ha hecho la prueba de hacer preguntar a las niñas cosas inútiles como: “¿De dónde es este señor?” y la respuesta fue: “Dice la Virgen que no le pregunte tonterías”.

CONVERSIONES

Las personas que han acudido a Garabandal han experimentado reacciones diversas. Entre los efectos espirituales existen bastantes cambios de vida; incluso que yo sepa, dos conversiones al catolicismo. Estas conversiones son del protestantismo. Uno de ellos es persona de alguna edad. Ambas conversiones están ahora en período de instrucción y preparación, para el paso definitivo.
Después de treinta años que se escribió este informe, estas personas dan gracias a Dios hoy por haberles dado la gracia de su conversión en Garabandal.


   PARTE I   -   PARTE II   -   PARTE III   -   PARTE IV   -   PARTE V   -   PARTE VI   -   PARTE VII


Volver a informes

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.