Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Para profundizar

  • 1

morales

El doctor Luis Morales Noriega —conocido médico psiquiatra de Santander (Cantabria, España)— formó parte de la comisión nombrada por el Obispado de Santander para el estudio de las apariciones de San Sebastián de Garabandal desde el comienzo de las mismas, en el verano de 1961. Nunca escondió su negativa opinión al respecto, postura que influyó determinantemente en la toma de posición del Obispado. En base a los informes de dicha comisión —en buena parte, los estudios de Morales— fueron publicadas varias notas episcopales en las que se afirmaba «no constar sobrenaturalidad» en los sucesos de Garabandal.

«No consta», en el lenguaje de la teología, no significa que no hubo aparición, sino que no sabemos si la hubo o no. Indica falta de certeza tanto para afirmar como para negar. Es una declaración que debería empujar a completar los estudios para salir de la duda. Sin embargo —lejos de eso— los informes del doctor Morales favorecieron el encallarse de una situación que ha dado lugar a muchos prejuicios e interpretaciones erradas.

Pero pasaron los años y, el 30 de mayo 1983, el doctor Luis Morales convocó una conferencia en los salones del Ateneo de Santander que tenía por título: «Las apariciones de San Sebastián de Garabandal». El Ateneo es una institución que goza del mayor prestigio en la capital cántabra por su trayectoria —ya centenaria— al servicio de la cultura, desde el más alto nivel científico. Tanto el título de la conferencia como el marco elegido para celebrarla, presagiaban pues un acontecimiento de gran relevancia para la historia de Garabandal. El Ateneo registró un lleno histórico. El Diario Montañés, el periódico más leído de Cantabria, lo describía así: «El salón de actos del Ateneo estaba totalmente lleno. El salón inferior totalmente lleno. Totalmente llenos también el salón, la cafetería y el de juegos, lo mismo que el portal y las escaleras de acceso a la docta casa».

¿Y qué tenía que decir el doctor Morales, el antaño enemigo de las apariciones de Garabandal, para crear tanta expectación? El doctor Luis Morales Noriega afirmó —para sorpresa de tantos— que verdaderamente la Virgen se había aparecido en Garabandal, y que tenía permiso de la jerarquía diocesana para pronunciarse de esa forma. Así lo publicó el Diario Montañés la mañana siguiente al acto del Ateneo, en su edición del 31 de mayo de 1983, artículo que les ofrecemos íntegro bajo estas líneas.

Pero además dijo que, para él, «Garabandal es lo mismo que Lourdes o Guadalupe» y que «Garabandal es un faro», porque «la Virgen que se apareció a estas niñas en Garabandal ha actualizado una “nueva” senda de vida, —oración, sacrificio, humildad…— y de metodología de la ciencia». Todas estas frases entrecomilladas son respuestas textuales del doctor Morales al periodista Julio Poo San Román, que le entrevistó para un nuevo artículo, que divulgó el Diario Montañés el 1 de junio de 1983, y que también pueden leer más abajo.

La retractación del doctor Morales fue pública y completa, hasta el punto de concluir su charla «pidiendo a la Virgen de Garabandal que los años que aún me quedan de vida transcurran a su sombra, y que Ella me acoja después en su seno».

Su cambio de postura marca un antes y un después en la historia de las apariciones de Garabandal, y exige una revisión a todo lo dicho y escrito sobre las mismas en los años precedentes.


- Diario Montañés, 31 de mayo de 1983icon pdf

El doctor Morales defendió las apariciones de Garabandal

El Ateneo batió el récord de asistencia, con un lleno impresionante.

«Si hoy estoy aquí y he hablado de la Virgen de Garabandal, ha sido porque Ella ha hecho cambiar los aspectos, y lo hago con permiso de la jerarquía eclesiástica».

Así finalizó anoche su conferencia sobre «Las apariciones de San Sebastián de Garabandal» el médico don Luis Morales Noriega, tras ser preguntado en el coloquio subsiguiente a su científica charla.

El salón de actos del Ateneo estaba totalmente lleno. El salón inferior totalmente lleno. Totalmente llenos también el salón, la cafetería y el de juegos, lo mismo que el portal y las escaleras de acceso a la docta casa. Entre este público, muchos sacerdotes, jóvenes en su inmensa mayoría, religiosas y médicos.

Tras la presentación a cargo del doctor Colvée, el doctor Morales hizo una sucinta historia de las apariciones desde el mes de junio de 1961 hasta noviembre de 1982, en que con la llegada del Papa a España le impele a tratar en profundidad el tema. Hace un análisis psicológico desarrollando conceptos científicos, físicos y matemáticos en torno a estos fenómenos, con citas de personalidades en cada uno de los campos.

Dijo que la aparición de la Virgen a las niñas no fue solo un milagro, sino un hecho providencial, una cuña incrustada en el mundo para proporcionar mayor espiritualidad.

Se refirió a las apariciones de la Virgen a santos, y también las de Lourdes y Fátima, para llegar a Garabandal y a los mensajes que son las mismas, subrayando que los «tozudos» de Garabandal tienen que estar seguros de que la Virgen se apareció a las niñas, y que gracias a Garabandal se ha actualizado una senda nueva de vida y de metodología de la ciencia.

Finalizó pidiendo que los años que aún le quedan de vida tenga misericordia de él la Virgen de Garabandal.

 

- Diario Montañés, 1 de junio de 1983icon pdf

Garabandal parece salir del silencio oficial.

La conferencia del doctor Morales ha puesto sobre el tapete la revisión de los sucesos de 1961.

Julio Poo San Román

Anteanoche, y con un lleno impresionante, pronunció su conferencia en el Ateneo de Santander, sobre «Las apariciones de San Sebastián de Garabandal», el doctor Luis Morales Noriega. El tema fue origen de un interés que ha cobrado aún mayor actualidad al afirmar el propio doctor Morales que «si estoy aquí y he hablado de la Virgen de Garabandal ha sido porque Ella ha hecho cambiar los aspectos, y lo hago con permiso de la jerarquía eclesiástica». Es decir, que esta permisión de ahora viene a contrastar con la prohibición que, desde hace más de una docena de años, existía entorno a estos fenómenos acaecidos en la aldea perdida de Cantabria, y que se iniciaron en el mes de junio de 1961.

A partir de entonces, la Virgen de Garabandal fue adquiriendo consistencia entre las gentes, de tal suerte que pronto surgieron movimientos garabandalistas en numerosos países del mundo. De muchos de ellos, en afluencia constante, se llegan peregrinos a visitar esta aldea encaramada en las montañas de Cantabria: vienen en el «ferry», por avión, en excursiones organizadas. Hace unos días visitaron Garabandal casi dos centenares de japoneses que llegaban en peregrinación, y no hace muchas semanas lo fueron mexicanos y norteamericanos. Hoy, con la carretera de acceso desde Cosío, la subida es cómoda y fácil, no como en aquella época de las supuestas apariciones que nos tocó vivir en diversas ocasiones, con soles y con fríos, con lluvia y tormentas…

Quien esto escribe, tuvo la suerte entonces, de ser quien primero trató el tema con toda amplitud, no solo en la prensa provincial, sino nacional e internacional. Cuando se produjeron las primeras supuestas apariciones, estuvimos en diversas ocasiones junto a las entonces niñas Conchita, Mari Cruz, Mari Loli y Jacinta, y con ellas conversamos comprobando cómo explicaban con todo detalle las presuntas visiones primero de un ángel y después de la Virgen.

Después vino el silencio oficial, que no ha sido obstáculo para que se crearan Asociaciones de Garabandal en diversas partes de España y de otras naciones en los cinco continentes. Así hasta ahora, en que la noticia nos llega de la mano del doctor Morales resucitando el tema en esta conferencia.

¿Qué le ha llevado a usted a pensar de nuevo en ello?
El entusiasmo mariano del Papa cuando vino a España en noviembre, y más aún cuando estuvo en el Santuario de Guadalupe que dijo poco más o menos que no comprendía cómo había estado primero en una Guadalupe de México y ahora en esta de España. Que era lo mismo, presentando Su Santidad desde el punto de vista científico que la historia es un fenómeno que hacen los hombres, pero que la Virgen no tiene historia porque siempre es la misma. Después me llevó a pensar en esta revisión, lo que llaman los tercos o los tozudos de Garabandal que tiene un factor común, sean católicos, protestantes o de cualquier nación, la transferencia en la Virgen, la devoción a San José afectiva y existencial y racional, así como el respeto a la jerarquía eclesial y al señor obispo.

Y, ¿qué consecuencias ha extraído de esta revisión?
Presento el problema para que cada cual interprete lo que quiera, pero, en el mensaje de Garabandal, lo de menos son las apariciones o lo que dijeran las niñas. Es la actitud que la Virgen nos ha regalado para una nueva metodología de interpretar los hechos en esta era atómica que comenzamos, ya sean políticos, económicos, etc.

¿Qué significa esto?
La primera enseñanza es que nos hace sentir y palpar la trascendencia de la humildad, sin la cual no hay sabiduría posible, aunque haya cultura. Es entonces cuando tomamos conciencia que no nos cabe a nosotros por el trabajo humano nada más que la verdad temporal, y entre todos los aspectos podemos aproximarnos a la verdad intemporal, que es la fuente del amor a la comprensión y la liquidación de los sentimientos.

¿Entonces, cómo ve usted el fenómeno de Garabandal?
Para mí, en concreto, Garabandal es lo mismo que Lourdes o Guadalupe, es decir, que son expresiones vitales existenciales y racionales, que desde un sentido unitario de la ciencia demuestran que la sociedad y el hombre actual tiene vital y racionalmente hambre y trascendencia. Garabandal es un faro, para orientar a las singladuras que nos lleven hacia una civilización que no sea etología e ecología animal, porque somos personas de naturaleza intelectual, no meros objetos vivientes.

¿Y en cuanto a los milagros?
Mire usted, ni Bernardette ni Jacinta son santas. Ni hace falta que lo sean, como tampoco lo son las niñas de Garabandal. Para mí, Garabandal me ha provocado rememorizar y presentizar el pretérito del siglo XVI de San Juan de la Cruz y de Santa Teresa de Jesús, o el siglo XVII de San Pablo de la Cruz y de San Alfonso María de Liborio. Para entender de una vez la diferenciación que hay de espasmos, convulsiones y crisis histeroides patológicas, y la inhibición o un éxtasis de la unión funcional con Cristo y la Virgen, digamos que son fenómenos las primeras aclaraciones entrópicas, y las segundas sintrópicas, según nos abre los ojos la moderna interpretación de la astrofísica.

¿Y cómo cataloga usted a las niñas?
Normales y vulgares. En un aspecto monodimensional de la ciencia, es decir, en un aspecto inmediato en función de una concepción amplia y elegante, de manera pobre podremos clasificarlas como queremos. Pero en un sentido unitario de la ciencia, entonces nadie se atreve a clasificar, razón por la cual hay que ser muy prudentes, teniendo fundada otra vez la esperanza en la sabiduría de los humildes, como lo eran estas niñas. En suma, que la Virgen que se apareció a estas niñas en Garabandal ha actualizado una «nueva» senda de vida, —oración, sacrificio, humildad…— y de metodología de la ciencia. Por eso termino como en mi conferencia de ayer, pidiendo a la Virgen de Garabandal que los años que aún me quedan de vida transcurran a su sombra, y que Ella me acoja después en su seno.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.