Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Para profundizar

  • 1

roma

Un largo silencio

La intervención -o la falta de ella, según dicen algunos- de la Santa Sede respecto a Garabandal podría parecer a algunos como una prueba de la no veracidad de los hechos. Sin embargo, si miramos más a fondo, veremos que concuerda perfectamente con las normas establecidas en 1978 por la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre el modo de proceder en el discernimiento de presuntas apariciones y revelaciones marianas.

Aunque sea verdad que a la Congregación corresponde "juzgar la actuación del ordinario y aprobarla o disponer, cuando sea posible y conveniente, un nuevo examen de la cuestión, distinto al estudio llevado a cabo por el ordinario", "el deber de vigilar o intervenir compete, en primer lugar, al ordinario del lugar". Ante la petición de sucesivos obispos de Santander de una declaración pontificia, la Congregación, bajo tres prefectos distintos, ha respondido siempre mostrando que no desea cerrar la cuestión y que compete al ordinario la investigación y declaración.

El mismo Card. Joseph Ratzinger mandó como respuesta a la documentación de la segunda comisión presentada por Mons. Vilaplana lo siguiente: "La Congregación para la Doctrina de la Fe, después de haber examinado atentamente la citada documentación, no considera oportuno intervenir directamente, sustrayendo de la jurisdicción ordinaria de V. Excelencia un asunto que le compete por derecho. Por tanto, este dicasterio le sugiere que, si lo estima necesario, publique Ud. una declaración en la cual reafirme que no consta la sobrenaturalidad de las referidas apariciones" (Carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe, 28-11-1992). De nuevo usa el término "non constat", que no dice que "no", sino "no sabemos" o "no está claro".

Roma parece guardar silencio, pero con su silencio dice mucho, ya que, al no pronunciar una negativa, deja el caso abierto. Es un silencio que, a su vez, sugiere espera. La insistencia por parte del ordinario de Santander muestra que para la diócesis tampoco es caso cerrado.
¿Entonces? Queda esperar… y rezar.

 

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.