• Mes de mayo

    Mes de mayo

  • 1

Día 29

Del himno “Akáthistos” a la Madre de Dios:


"Salve, de nuevo engendraste - al nacido en deshonra;
Salve, talento infundiste - al hombre insensato.
Salve, anulaste a Satán - seductor de las almas;
Salve, nos diste al Señor - sembrador de los castos".


De los santos:


 "Reina y Señora mía, valedme de abogada ante vuestro Santísimo Hijo, a quien no me atrevo yo a recurrir" (San Maximiliano Kolbe).

Para meditar:


Medita sobre el significado que tiene que la Virgen María sea reina. En el Antiguo Testamento vemos cómo, en la dinastía davídica, solamente la reina-madre tiene un papel oficial, que comporta una dignidad y un poder especiales. La reina-madre ejerce como intercesora especial ante su Hijo, el rey. Nuestro rey es Jesucristo y nuestra reina es María. Ella intercede por nosotros ante su Hijo. No debemos querer pertenecer a otro reino que no sea el de Cristo. Esta pertenencia conlleva el deber, más aún, el deseo, de que este reino de paz, de justicia, de amor… se extienda a todos los corazones del mundo. Jesús debe ser el rey de nuestro corazón, y María, la reina.


Propósito:


Piensa mucho en María durante la jornada y salúdala a menudo como "reina mía".

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.