• Mes de mayo

    Mes de mayo

  • 1

 

Día 31 - La Visitación

Del himno “Akáthistos” a la Madre de Dios:


"Salve, por ti sucumbió el adversario.
Salve, remedio eficaz de mi carne;
Salve, inmortal salvación de mi alma.
Salve, ¡Virgen y Esposa!".


Del Evangelio de San Lucas:


 "¿Quién soy yo para que la Madre de mi Señor venga a visitarme?" (Lc 1, 43).

Para meditar:


Es verdad, ¿quiénes somos nosotros para que la Madre de nuestro Señor venga a visitarnos?
María, como estrella de la mañana, precedió como la aurora la venida del sol de justicia, nuestro Señor. Ahora precede ahora también su venida definitiva. ¿Cómo no reconocerlo?
Las apariciones y manifestaciones marianas han sido muy numerosas desde los primeros siglos. No podemos ignorarlas. No podemos cerrar nuestros oídos a la Madre, la Virgen, que viene a pedirnos, sobre todo, la conversión. Ella nos dice que volvamos al que es la fuente de la vida. En Lourdes (Francia), dijo: "Penitencia, penitencia, penitencia". En Fátima (Portugal), preguntó a los pastorcitos: "¿Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que Él quisiera enviaros como reparación de los pecados con que Él es ofendido y como súplica por la conversión de los pecadores?". En Beauraing (Bélgica), dijo: "Yo convertiré a los pecadores". Y en Garabandal (España), avisó: "Os quiero decir que os enmendéis". Nos invita siempre a la conversión, a la penitencia y a la oración. Además, ella no nos deja nunca solos, e intercede por nosotros. «Ella tiene también aquella función, propia de la madre, de mediadora de clemencia en la venida definitiva, cuando todos los de Cristo revivirán. Y "el último enemigo en ser destruido será la muerte" (1 Cor. 15, 26)" (Redemptoris Mater, Juan Pablo II)».
Por lo tanto, no tenemos nada que temer. Demos gracias a la Virgen por su visita, por haber traído la alegría a nuestra vida, a su hijo Jesucristo, y por acompañarnos durante esta peregrinación hacia la patria celeste.


Propósito:


Rezar para que todo el mundo llegue a conocer el amor de la Virgen y, a través de Ella, se acerque más a Jesús.

Si quieres leer más sobre la Visitación y Garabandal, pincha aquí.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.