Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Pensamientos marianos

  • 1

Pensamiento mariano para el mes de julio

"He tomado a la Virgen Santísima por Madre de un modo especial, y Ella es la encargada también de prepararme, protegerme y ampararme. ¡Qué buena es esta dulcísima Madre!" (Sta. Maravillas de Jesús.).

Sta. Maravillas de Jesús nació en Madrid el 4 de noviembre de 1891. El deseo de consagrarse a Dios existía en el corazón de María de las Maravillas de Jesús desde su infancia. Ingresó en el Carmelo de El Escorial el 12 de octubre de 1919, atraída por la espiritualidad de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, y movida por un gran amor a la Virgen María. En 1924 fundó un monasterio de Carmelitas Descalzas en El Cerro de los Ángeles, junto al monumento del Sagrado Corazón de Jesús. Allí las carmelitas oraban y se ofrecían por la Iglesia y por España. Durante la persecución religiosa en España, la Madre Maravillas mostró un gran espíritu de fortaleza y resplandecían en ella la serenidad y la confianza en el Señor. Su deseo de vivir fielmente la regla de Santa Teresa le llevó a fundar otros diez monasterios, recuperando los lugares tradicionales de Santa Teresa y de San Juan de la Cruz. Fue priora durante muchos años, en los cuales enseñó a sus hermanas las virtudes, sobre todo con el testimonio. Distinguió por su vida mística, ardor apostólico y por la bondad unida a la firmeza. Murió en el Carmelo de La Aldehuela, el 11 de diciembre de 1974, diciendo: "¡Qué felicidad morir carmelita!". Fue beatificada el 10 de mayo de 1998 y canonizada el 4 de mayo de 2003.


b carlos

Beato Charles de Foucauld

«Mi buena Madre, Madre del Perpetuo Socorro, tú, a quien me he confiado y consagrado hace ya algunos años, y que tan bien me has socorrido y tan fiel me has guardado y conducido, mi buena Madre, estréchame junto a ti. Yo me pongo en tus manos como un pequeño. Me abandono a ti como un niño en mantillas. ¡Guárdame, guarda mi corazón! Haz que en esta noche, en este día y siempre, yo y todos los que Jesús quiere ver junto a sí, podamos compartir sin cesar tu amor, tu mirada, tu adoración de nuestro Señor».
 

Leer más...


s lucia

La Virgen de Fátima

En su segunda aparición en Fátima, la Virgen dijo a Sor Lucía:
«Y tú, ¿sufres mucho? No desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios» (Palabras de la Virgen a Sor Lucía en Fátima, en la segunda aparición, el 13 de junio de 1917).
 

Leer más...


s buenaventura

San Buenaventura

«No temen tanto los soldados un copioso ejército de enemigos como teme el poder del infierno al oír el nombre de María».

Leer más...


s catalina siena

Santa Catalina de Siena

«¡Santísima Virgen, no mires mi debilidad, sino dame la gracia de tener como esposo a aquel a quien yo amo con toda mi alma, tu Santísimo Hijo, nuestro único Señor, Jesucristo! Os prometo a Él y a ti que nunca tendré otro esposo».

Leer más...


s juan bosco

San Juan Bosco

«Amad, honrad, servid a María. Procurad hacerla conocer, amar y honrar por los demás. No solo no perecerá un hijo que haya honrado a esta madre, sino que podrá aspirar también a una gran corona en el Cielo».

Leer más...


s teresa avila

Santa Teresa de Ávila

«Gran cosa es lo que agrada a Nuestro Señor cualquier servicio que se haga a su Madre».

Leer más...


antonio

San Antonio

«A Ti, oh, bienaventurada Virgen, sean alabanza y gloria, porque hoy fuimos colmados con la bondad de tu casa, o sea, de tu seno».

Leer más...


cana

Del Evangelio de San Juan

"Haced lo que Él os diga" (Jn. 2, 5).

Leer más...