• Pensamientos marianos

  • 1

Pensamiento mariano para el mes de enero

«Este globo que ves [a los pies de la Virgen] representa el mundo entero, especialmente Francia y cada alma en particular. Estos rayos simbolizan las gracias que yo derramo sobre los que las piden. Las perlas que no emiten rayos son las gracias de las almas que no piden» (Palabras de la Virgen a Sta. Catalina Labouré).

Santa Faustina Kowalska

«Oh, Madre Virgen, nadie comprenderá que el inmenso Dios se hace hombre solo por amor y por su insondable misericordia. A través de ti, oh, Madre, viviremos con Él eternamente».

sta faustina

Santa Faustina Kowalska, cuyo nombre de bautismo era Elena, nació en la aldea de Glogoviec (Polonia), el 25 de agosto de 1905. Desde pequeña tuvo una gran sensibilidad para las cosas de Dios, rezaba y hablaba con Dios. A los 7 años sintió por primera vez la llamada a la vocación religiosa, la cual se repitió a los 15 años, pero sus padres le negaron el permiso para la entrada. Insistió de nuevo a los 18 años, pero al no ceder ellos, se entregó a las vanidades de la vida e intentó apagar esa voz que la llamaba, volcándose en las criaturas. Sin embargo, al final, venció la gracia divina. Un día se encontraba en un baile y, al empezar a bailar, de repente, vio a Jesús junto a ella. Estaba martirizado, cubierto de heridas, y le dijo: "¿Hasta cuándo me harás sufrir?". Abandonó el baile y se fue al catedral de San Estanislao de Kostka, se postró en cruz delante del Santísimo Sacramento y pidió al Señor que se dignara hacerle conocer qué había de hacer". El Señor le dijo que fuera inmediatamente a Varsovia y que allí entrara en un convento. Y así fue. Respondió con prontitud, característica que marcó el resto de su vida. El Señor la llamó a ser apóstol de su misericordia, concediéndole revelaciones particulares en las cuales le hablaba de su corazón lleno de amor y misericordia, y le pedía escribir y hablar al mundo entero de su infinita misericordia para propagar la devoción a su Divina Misericordia. Así lo hizo. Las revelaciones se recogen en el "Diario de Santa Faustina". Durante toda su vida, acudió a la Madre de Dios en busca de fuerza para responder y ser fiel al Señor. En varias ocasiones, cuenta que la Madre de Dios se le apareció, animándola en la misión que Jesús le había confiado.
Santa Faustina murió el 5 de octubre de 1938. Fue beatificada por el Papa Juan Pablo II el 18 de abril de 1993, y fue canonizada el 30 de abril de 2002 por el mismo pontífice.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.