• Pensamientos marianos

  • 1

Pensamiento mariano para el mes de enero

«Este globo que ves [a los pies de la Virgen] representa el mundo entero, especialmente Francia y cada alma en particular. Estos rayos simbolizan las gracias que yo derramo sobre los que las piden. Las perlas que no emiten rayos son las gracias de las almas que no piden» (Palabras de la Virgen a Sta. Catalina Labouré).

San Rafael Arnáiz Barón

«No te preocupes de las borrascas ni de las tormentas, ¿no tienes a María? ¡Es tan buena la Virgen María...! No hay pena que ella no dulcifique, no hay alegría que ella no santifique».

hno rafael

San Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911, en Burgos (España). Estudió en el colegio de los padres jesuitas, donde recibió la primera comunión en 1919. Desde pequeño mostró gran sensibilidad por las cosas de Dios. En 1922, tras haberse recuperado del primer brote de una enfermedad que marcaría toda su vida, su padre, que atribuyó la curación a una intervención especial de la Santísima Virgen, lo llevó en agradecimiento a Zaragoza, donde lo consagró a la Virgen del Pilar. Según pasaban los años, crecía en muchas cualidades, como la amistad, y también crecía en su vida cristiana. Dios puso en su corazón un deseo de consagrarse en la vida monástica. Tras haber tomado contacto con la Trapa de monjes cistercienses de San Isidro de Dueñas, se sintió fuertemente atraído, porque veía que correspondía a sus deseos íntimos. Ingresó allí el 15 de enero de 1934. Tuvo que abandonar tres veces el monasterio a causa de la enfermedad con la que Dios quiso probarlo misteriosamente: la diabetes sacarina. Cada vez volvía con más anhelos de generosidad y fidelidad, que se vieron colmados cuando el 26 de abril, con solo 27 años de edad, entregó su alma a Dios. Fue declarado beato por el Papa Juan Pablo II en 1992 y canonizado el 11 de octubre de 2009.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.