• Pensamientos marianos

  • 1

Pensamiento mariano para el mes de julio

«Mi buena Madre, Madre del Perpetuo Socorro, tú, a quien me he confiado y consagrado hace ya algunos años, y que tan bien me has socorrido y tan fiel me has guardado y conducido, mi buena Madre, estréchame junto a ti. Yo me pongo en tus manos como un pequeño. Me abandono a ti como un niño en mantillas. ¡Guárdame, guarda mi corazón! Haz que en esta noche, en este día y siempre, yo y todos los que Jesús quiere ver junto a sí, podamos compartir sin cesar tu amor, tu mirada, tu adoración de nuestro Señor» (Beato Charles de Foucauld).

San Juan Eudes.

«El cielo es llamado, por excelencia, la obra de las manos de Dios; pero el Corazón de la divina María es una obra maestra sin igual de su omnipotencia, de su sabiduría incomprensible y de su bondad infinita».

juan eudes

San Juan Eudes nació en el año 1601 en Ri, cercan de Argentán (Francia). Sus padres, Isaac Eudes y Marta Corbin, fueron de peregrinación a un santuario de Nuestra Señora, para pedir la gracia de tener un hijo, ya que tras dos años de matrimonio aún no habían tenido hijos. A los nueve meses nació Juan y, después de él, cuatro más. Desde pequeño, Juan mostraba gran inclinación hacia las cosas de Dios. A los 14 años entró en colegio de los Jesuitas en Caén. Aunque a sus padres les habría gustado que Juan se casara y continuara trabajando en la granja familiar, él hizo voto de virginidad y, en el año 1621, recibió las órdenes menores. Empezó sus estudios de Teología en Caén, pero poco después fue recibido en la congregación del oratorio por el mismo fundador, el P. Bérulle. Este, viendo que el joven poseía una conducta ejemplar, le dio permiso para predicar. Fue ordenado presbítero el 20 de diciembre de 1625. Fue un misionero incansable, cuidó de los enfermos hasta el punto de poner en peligro su propia vida y se entregó a la conversión de las almas para el Señor. En la oración vio que Dios le pedía algo más. Dejó la congregación y formó una asociación de sacerdotes diocesanos, con el fin de crear seminarios para formar a sacerdotes con celo. La asociación tomó por nombre "Congregación de Jesús y María". La asociación siguió una amplia trayectoria de misiones y fundó varias comunidades. Escribió libros, oraciones y cartas llenos de doctrina espiritual. Hizo amar a Cristo y a la Virgen María, propagando el amor a sus corazones. Al final de una vida fecunda en espiritualidad, de entrega y de frutos espirituales en las almas, murió, el 19 de agosto de 1680. Fue canonizado por el papa Pío XI, el 31 de mayo de 1925.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.