• Pensamientos marianos

  • 1

Pensamiento mariano para el mes de noviembre

«Si se levanta la tempestad de las tentaciones, si caes en el escollo de las tristezas, eleva tus ojos a la estrella del mar: ¡Invoca a María!» (San Bernardo de Claraval).

San Buenaventura

"No temen tanto los soldados un copioso ejército de enemigos como teme el poder del infierno al oír el nombre de María".

s buenaventura

San Buenaventura nación en Bagnoregio, cerca de Viterbo (Italia), en 1221. Después de tomar el hábito en la orden franciscana, se fue a estudiar en la Universidad de París. De 1248 a 1257 enseñó en esta universidad Teología y Sagrada Escritura. En 1257, San Buenaventura y Santo Tomás de Aquino recibieron juntos el doctorado. Fue autor de varios tratados, entre los cuales se encuentra uno "Sobre la vida de perfección". También en 1257 fue elegido superior general de los frailes menores. Era un tiempo difícil para la orden franciscana, por la división entre los que predicaban una severidad inflexible y los que pedían que se mitigase la regla original. A motivo de esto, escribió una carta a los provinciales, exigiéndoles la perfecta observancia de la regla y la reforma de los relajados. Durante diecisiete años, San Buenaventura gobernó la orden franciscana, y por eso se le llama el "segundo fundador". En 1266, Gregorio X lo nombró cardenal obispo de Albano, ordenándole aceptar el cargo por obediencia. San Buenaventura se caracterizaba por la sencillez, la humildad y la caridad. Mereció el título de "Doctor Seráfico", por sus virtudes angélicas. Fue canonizado en 1482 y declarado Doctor de la Iglesia en 1588.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.