• Pensamientos marianos

  • 1

Pensamiento mariano para el mes de enero

«Este globo que ves [a los pies de la Virgen] representa el mundo entero, especialmente Francia y cada alma en particular. Estos rayos simbolizan las gracias que yo derramo sobre los que las piden. Las perlas que no emiten rayos son las gracias de las almas que no piden» (Palabras de la Virgen a Sta. Catalina Labouré).

San Maximiliano Kolbe

«Concédeme alabarte, Virgen santa, concédeme alabarte con mi sacrificio».

sta faustina

San Maximiliano Kolbe nació en Polonia, el 8 de enero de 1894. A los 13 años, ingresó en el Seminario de los Padres Franciscanos. Fue ordenado sacerdote en Roma, en el año 1918.
Movido por su amor y devoción a la Inmaculada, fundó un movimiento llamado "Milicia de la Inmaculada". Inició la publicación de la revista mensual "El caballero de la Inmaculada".
En 1929 funda la primera "Ciudad de la Inmaculada" en el convento franciscano de Niepokalanów. Poco después, se fue a Japón como misionero, regresando en 1936 a Polonia.
Durante la Segunda Guerra Mundial, fue llevado como prisionero en dos ocasiones; la segunda fue en 1941. Después de un tiempo en la prisión de Pawiak fue trasladado al campo de concentración de Auschwitz. Allí, la noche del 3 de agosto de 1941, un prisionero se escapó. Como castigo, el comandante del campo ordenó a escoger a 10 prisioneros al azar para ejecutarlos. Entre ellos, había un hombre que se empezó a lamentar por su mujer y sus hijos. Cuando San Maximiliano lo oyó, levantó la voz y se ofreció en su lugar. Los nazis aceptaron su ofrecimiento y fue llevado con los otros 9 prisioneros al búnker de hambre.
San Maximiliano ayudó a sus compañeros a morir bien y, como seguía vivo después de 10 días en el búnker, le administraron una inyección letal.
Murió el 14 de agosto 1941. Fue beatificado por Pablo VI en 1973 y canonizado como mártir de la caridad por Juan Pablo II en 1982
.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.