• Pensamientos marianos

  • 1

Pensamiento mariano para el mes de enero

«Este globo que ves [a los pies de la Virgen] representa el mundo entero, especialmente Francia y cada alma en particular. Estos rayos simbolizan las gracias que yo derramo sobre los que las piden. Las perlas que no emiten rayos son las gracias de las almas que no piden» (Palabras de la Virgen a Sta. Catalina Labouré).

San Manuel González

«Madre Inmaculada, enseña a mi alma y a mi boca a decir con generosidad, firmeza y paz, en todo y siempre, tu respuesta al ángel: "Hágase en mí según tu palabra"».

san manuel

El santo Manuel González nació en Sevilla, el 25 de febrero de 1877. Es conocido como "el obispo de los sagrarios abandonados", debido al gran amor que sentía por Jesús Eucaristía, amor que trataba de inculcar en sus feligreses. Antes de cumplir 10 años ya era uno de los seises de la Catedral, que cantaba y danzaba ante el Santísimo en las fiestas del Corpus y de la Inmaculada. Con 12 años entró al seminario menor y sacó sobresaliente en todas las asignaturas. Tras 15 años de estudios, recibió su doctorado en Teología y la licenciatura en Derecho Canónico. Fue ordenado sacerdote en 1901 por el cardenal Spinola. Recién ordenado realizó su primera misión popular. Tuvo una experiencia que lo convenció de su vocación a defender la Eucaristía del abandono, al descubrir el desolador abandono del sagrario de un pueblecito andaluz. A los cuatro años de sacerdocio fue nombrado arcipreste de Huelva. En 1916 fue consagrado obispo de Málaga, donde fue obispo durante casi 20 años. El 11 de mayo de 1931, una masa de gente incendió el Palacio Episcopal. El obispo consiguió escapar milagrosamente de entre las llamas junto con los suyos. Ya no volvería jamás a Málaga. Como exiliado, se traslada a Madrid, pero, a pesar de todo, su celo por el Señor en el sagrario no cesa. En 1935 fue nombrado Obispo de Palencia, cargo que ocupó hasta 1940. En este año, tras una enfermedad, falleció en Madrid, el 4 de enero de 1940. Fue sepultado en el catedral de Palencia, en la Capilla del Santísimo, como él mismo había pedido: "Pido ser enterrado junto a un Sagrario, para que mis huesos, después de muerto, como mi lengua y mi pluma en vida, estén siempre diciendo a los que pasen: ¡Ahí está Jesús! ¡Ahí está! ¡No lo dejen abandonado!". Fue beatificado el 29 de abril de 2001 y canonizado por el Papa Francisco el 16 de octubre de 2016.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.