Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Pensamientos marianos

  • 1

Pensamiento mariano para el mes de febrero

«No le bastó a Dios entregarnos a su Hijo en una Cruz, sino que además nos dejó a María. Honrando a la Virgen, amaremos más a Jesús; poniéndonos bajo su manto comprenderemos mejor la misericordia divina. ¡Qué grande es Dios, qué dulce es María!» (San Rafael Arnáiz).

San Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911, en Burgos (España). Estudió en el colegio de los padres jesuitas, donde recibió la primera comunión en 1919. Desde pequeño mostró gran sensibilidad por las cosas de Dios. En 1922, tras haberse recuperado del primer brote de una enfermedad que marcaría toda su vida, su padre, que atribuyó la curación a una intervención especial de la Santísima Virgen, lo llevó en agradecimiento a Zaragoza, donde lo consagró a la Virgen del Pilar. Según pasaban los años, crecía en muchas cualidades, como la amistad, y también crecía en su vida cristiana. Dios puso en su corazón un deseo de consagrarse en la vida monástica. Tras haber tomado contacto con la Trapa de monjes cistercienses de San Isidro de Dueñas, se sintió fuertemente atraído, porque veía que correspondía a sus deseos íntimos. Ingresó allí el 15 de enero de 1934. Tuvo que abandonar tres veces el monasterio a causa de la enfermedad con la que Dios quiso probarlo misteriosamente: la diabetes sacarina. Cada vez volvía con más anhelos de generosidad y fidelidad, que se vieron colmados cuando el 26 de abril, con solo 27 años de edad, entregó su alma a Dios. Fue declarado beato por el Papa Juan Pablo II en 1992 y canonizado el 11 de octubre de 2009.


b carlos

Beato Charles de Foucauld

«Mi buena Madre, Madre del Perpetuo Socorro, tú, a quien me he confiado y consagrado hace ya algunos años, y que tan bien me has socorrido y tan fiel me has guardado y conducido, mi buena Madre, estréchame junto a ti. Yo me pongo en tus manos como un pequeño. Me abandono a ti como un niño en mantillas. ¡Guárdame, guarda mi corazón! Haz que en esta noche, en este día y siempre, yo y todos los que Jesús quiere ver junto a sí, podamos compartir sin cesar tu amor, tu mirada, tu adoración de nuestro Señor».
 

Leer más...


s lucia

La Virgen de Fátima

En su segunda aparición en Fátima, la Virgen dijo a Sor Lucía:
«Y tú, ¿sufres mucho? No desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios» (Palabras de la Virgen a Sor Lucía en Fátima, en la segunda aparición, el 13 de junio de 1917).
 

Leer más...


s buenaventura

San Buenaventura

«No temen tanto los soldados un copioso ejército de enemigos como teme el poder del infierno al oír el nombre de María».

Leer más...


s catalina siena

Santa Catalina de Siena

«¡Santísima Virgen, no mires mi debilidad, sino dame la gracia de tener como esposo a aquel a quien yo amo con toda mi alma, tu Santísimo Hijo, nuestro único Señor, Jesucristo! Os prometo a Él y a ti que nunca tendré otro esposo».

Leer más...


s juan bosco

San Juan Bosco

«Amad, honrad, servid a María. Procurad hacerla conocer, amar y honrar por los demás. No solo no perecerá un hijo que haya honrado a esta madre, sino que podrá aspirar también a una gran corona en el Cielo».

Leer más...


s teresa avila

Santa Teresa de Ávila

«Gran cosa es lo que agrada a Nuestro Señor cualquier servicio que se haga a su Madre».

Leer más...


antonio

San Antonio

«A Ti, oh, bienaventurada Virgen, sean alabanza y gloria, porque hoy fuimos colmados con la bondad de tu casa, o sea, de tu seno».

Leer más...


cana

Del Evangelio de San Juan

"Haced lo que Él os diga" (Jn. 2, 5).

Leer más...

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.