• Anécdotas

    del tiempo de las apariciones
  • 1

¡Ay que ver qué fea te han puesto, tan bonita como tú eres!

anillo

«Una tarde llegó a Garabandal un matrimonio con un buen amigo, que ya había estado presenciando una aparición, y que había dado una medalla para que la besara la Virgen; pero volvió con la duda de que la medalla estuviese besada.

Recuerdo cómo sucedió el caso:
Fue en el bar de Ceferino. El pintor, que es el amigo que vino con el matrimonio, entrega dos medallas suyas. Una es como las corrientes de la Virgen, y la otra en forma ovalada en la que en una cara decía «Alicia» y en la otra había una cruz; también entrega otra medalla; las tres se las da a María Dolores (Mari Loli).

Esta, al cogerlas y ver que en una cara dice «Alicia» y en la otra hay una cruz, queda toda extrañada porque no encuentra dónde está la Virgen y no queda muy conforme, pero accede a darla a besar. Y cuando ya está en éxtasis, mostrando la medalla del Pintor a la Virgen, le dice: "Ay que ver qué fea te han puesto, tan bonita como tú eres".

La otra medalla creía no estuviera besada, pero oye por sus propios oídos que la Virgen dice a Mari Loli que estaba besada. Cambia de rostro quedando muy pálido y todo emocionado.

Más fuerte fue para la mujer del pintor que, de haberse acostado como quería, pues era por la tarde, se hubiera perdido la dicha de la aparición que todos sentimos. Para ella significó una prueba que sabrá tener en cuenta».

(De los recuerdos del Brigada Juan Álvarez Seco)

 

 


 

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.