• Anécdotas

    del tiempo de las apariciones
  • 1

Sentí que había sido escuchada

Sentí que había sido escuchada

escuchada

Celina Ruiz Cuenca no vivía ya en San Sebastián de Garabandal cuando comenzaron las apariciones. Hacía tres años que se había casado y se había trasladado a vivir a los Corrales de Buelna, un pueblo de Cantabria, distante actualmente poco más de una hora de Garabandal. Pero, en los años sesenta, ni las carreteras eran las de ahora, ni lo eran los medios de comunicación, por lo que no podía subir al pueblo con la facilidad con que se accede ahora. Con todo, procuraba pasar en casa de su madre todo le tiempo que podía, y aprovechaba los días de estancia allí para seguir lo más de cerca posible las apariciones.

Leer más...

¿Qué más milagro le piden a la Virgen?

¿Qué más milagro le piden a la Virgen?

milagro

Llegó, como siempre, con la cabeza totalmente echada hacia atrás, caminando por el prado lleno de gente sin tropezarse. Sin verla realmente, se paró delante de la señora que estaba junto a Consuelo. La mujer contuvo la respiración emocionada. Conchita echó la mano hacia las medallas, tomó una, la sacó sin dificultad de su cuello, sin que se enredase con las muchas más que llevaba colgadas.

Leer más...

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.