Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • La historia

    En San Sebastián de Garabandal se conserva la huella dejada por la presencia de la Santísima Virgen María en las casi 3000 apariciones públicas entre los años 1961 y 1965 a cuatro niñas de entre 11 y 12 años: Conchita González, Mari Cruz González, Jacinta González y Mari Loli Mazón.
  • 1

En San Sebastián de Garabandal se conserva la huella dejada por la presencia de la Santísima Virgen María en las casi 3000 apariciones públicas entre los años 1961 y 1965 a cuatro niñas de entre 11 y 12 años: Conchita González, Mari Cruz González, Jacinta González y Mari Loli Mazón.

La primera aparición de San Miguel Arcángel

El 18 de junio de 1961 tuvo lugar la primera aparición de San Miguel Arcángel. En Garabandal, San Miguel se apareció durante varios días a las cuatro niñas con el fin de prepararlas para la venida de la Virgen María en la tarde del domingo, 2 de julio de 1961.

Conchita dice en su diario:
«El mayor acontecimiento de mi vida fue el día 18 de junio de 1961, en San Sebastián. Sucedió de la siguiente manera:
Era un domingo por la tarde en el que nos encontrábamos todas las niñas jugando en la plaza. De repente, Mari Cruz y yo pensamos ir a coger manzanas, y nos dirigimos directamente allí, sin decir a nadie que íbamos a coger manzanas.
Las niñas, al ver que nos alejábamos las dos solas, nos preguntaron: "¿A dónde vais?". Nosotras les contestamos:"¡Por ahí!". Y seguimos nuestro camino, pensando cómo íbamos a apañarnos para cogerlas. Una vez allí, nos pusimos a coger manzanas y, cuando estábamos más entusiasmadas, vimos llegar a Loli, a Jacinta y a otra cría que venía a buscarnos.
Al vernos coger manzanas, exclamó Jacinta: "¡Ay Conchita, que coges manzanas!". "¡Calla!", le contesté yo, "Que te oye la señora maestra y se lo dice a mi mamá".
(…) Estando entretenidas comiéndolas, escuchamos un fuerte ruido como de trueno. Y nosotras exclamamos a la vez: "¡Parece que truena!". Esto sucedió a las ocho y media de la noche.
Una vez terminadas las manzanas, digo yo: "¡Ay, qué gorda! Ahora que cogimos las manzanas que no eran nuestras, el demonio estará contento, y el pobre ángel de la guarda estará triste".
Entonces, empezamos a coger piedras y a tirárselas con todas nuestras fuerzas al lado izquierdo. Decíamos que ahí estaba el demonio.
Una vez cansadas de tirar piedras, y ya más satisfechas, empezamos a jugar a las canicas con piedras. De pronto, se me apareció una figura muy bella con muchos resplandores que no me lastimaban nada los ojos. Las otras niñas, Jacinta, Loli, y Mari Cruz, al verme en este estado, creían que me daba un ataque, porque yo decía con las manos juntas: "¡Ay! ¡Ay!". Cuando ellas ya iban a llamar a mi mamá, se quedaron en el mismo estado que yo, y exclamaron a la vez: "¡Ay, el Ángel!"».

La primera aparición de la Virgen

El día 2 de julio de 1961, fue un día lleno de gozo en Garabandal. El Arcángel había anunciado a las niñas la visita de la Virgen, que vendría bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen. Deseosas de verla, la respuesta de las niñas fue: "¡Que venga pronto!".

Conchita cuenta:

"Nos fuimos a la Calleja a rezar el Rosario. Sin [antes de] llegar allá, se nos apareció la Virgen con un ángel a cada lado. Venían con Ella dos ángeles, uno era san Miguel y el otro, no sabemos. Venía vestido igual que san Miguel, parecían mellizos. Al lado del ángel de la derecha, a la altura de la Virgen, veíamos un ojo de estatura [tamaño] muy grande. Parecía el ojo de Dios.

Ese día hablamos con la Virgen mucho y Ella con nosotras. Le decíamos todo: que íbamos todos los días al prao [prado], que estábamos negras, que teníamos la hierba en morunos, etc. Ella se sonreía... ¡Como le decíamos tantas cosas...!".

Esta fue la primera de muchas apariciones de la Virgen en Garabandal. San Sebastián de Garabandal iba a convertirse en un pueblo tocado por la presencia de la Madre del cielo. Fueron numerosas las visitas, así como los dones y las gracias celestes que se derramaron a través de la Virgen Santísima.

El "Milagrucu"

El 22 de Junio, Conchita escribió en su diario que el ángel, tras dar la la comunión le dijo: «Voy a hacer un Milagro. Yo, no; Dios. Pero por intercesión de mí y tú. Y consistirá en que cuando te dé la comunión se verá en la lengua la Sagrada Forma». Esto sorprendió a Conchita porque pensaba que todos veían la Sagrada Forma cada vez que comulgaba de manos del ángel.  Una semana después oyó una voz que le dijo que el 18 de Julio iba a ser el Milagro o Milagrucu, como decía la niña. Desde el día 2 de Julio se empezó a conocer públicamente lo referente a este Milagrucu. En la madrugada del 19 de Julio, Conchita entró en éxtasis en su casa, y el ángel, como en otras comuniones, le dijo que rezara el “Yo pecador” y que pensara a Quién iba a recibir. La niña salió de la habitación y bajó las escaleras con las manos juntas ante el pecho, la cabeza echada hacia atrás y la boca entreabierta. Frente a la casa de su amiga Olguita, la vidente cayó de rodillas y tuvo lugar la comunión. - Pepe Díez, presente en el momento del milagro.  Dijo que de pronto, sin que la niña hubiera movido ni la boca ni la lengua, brotó inexplicablemente una cosa blanca y redonda que parecía crecer. Otro testigo, asegura que la Forma era un cuerpo blanco del mismo tamaño y figura de las Formas normalmente utilizadas, tal vez más gruesa, algo esponjosa y  adherida a la lengua. Calcula que el fenómeno duró entre 45 y 50 segundos.

La última aparición

El sábado, 13 de noviembre de 1965, Conchita tuvo su última aparición en Garabandal. La Virgen en esta última aparición quiere, una vez más, dirigirse no solo a Conchita sino a toda la humanidad. "Conchita, no vengo solo por ti, sino que vengo por todos mis hijos".  Ella es Madre de todos y su deseo es llevarnos a Jesús su Hijo. Resalta de nuevo la importancia de hacer visitas al Santísimo cuando le pregunte a Conchita, "Conchita, ¿Por qué no vas a menudo a visitar a mi Hijo al Santísimo? ¿Por qué te dejas llevar por la pereza, no yendo a visitarle cuando os está esperando de día y de noche?".

Pincha aquí para leer el relato de la última aparición del diario de Conchita.

Leer más sobre la historia de Garabandal

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.