Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Lugares religiosos

    Lugares religiosos que se pueden visitar en Cantabria.
  • 1
image
El Cristo de Limpias Leer Más
image
La Virgen de la Bien Aparecida Leer Más
image
Santo Toribio de Liébana Leer Más
image
La Catedral de Santander Leer Más
image
La Colegiata de Santa Juliana Leer Más
image
Santuario Nuestra Señora de Latas Leer Más
  • 1

La Catedral de Santander es un templo al que su solidez y recia torre le dan un aspecto de fortaleza. Comenzó a construirse en el siglo XIII, aunque tuvo que ser reconstruida tras el incendio de 1941. En la parte baja del conjunto de la Catedral se encuentra la Iglesia del Cristo, que es el monumento más antiguo que se conserva en la ciudad. En su subsuelo se encontraron restos romanos de un complejo termal. Esta pequeña iglesia de tres naves divididas por gruesos pilares se caracteriza por su estilo sobrio, aunque en su interior conserva algunas piezas de mucho valor.

limpias

LA CATEDRAL DE SANTANDER


La Catedral de Santander (dedicada a Nuestra Señora de la Asunción) engaña al visitante por su austero aspecto exterior. Nadie diría que se trata de una muy interesante catedral medieval, pues su estampa difiere exteriormente de las majestuosas fachadas de otras. El principal motivo de esta apariencia tan poco atractiva desde fuera ha sido el conjunto de reformas seculares sufridas desde la Edad Media, pero muy especialmente por el incendio que sufrió en 1941 y que obligo en los años 80 del pasado siglo a una reconstrucción muy compleja.
Pero no debemos dejarnos engañar, pues la Catedral de Santander ofrece interesantes sorpresas al turista y al amante del arte medieval. Ya en el año 1931 se reconoció su valía declarándola monumento nacional.

HISTORIA
Excavaciones arqueológicas recientes han confirmado una larga secuencia de construcciones en el solar de la catedral desde la Antigüedad hasta nuestros días.
Se sabe que en el lugar ocupado por la Catedral de Santander se encontraban las instalaciones termales de la población romana de Portus Victoriae Iolubrigensium.
En el siglo VIII, con motivo del repliegue cristiano tras la entrada de los musulmanes en el año 711, las cabezas de los mártires Emeterio y Celedonio, soldados romanos martirizados en el año 299 en Calahorra, fueron trasladadas hasta este lugar y enterrados en lo que fuera un horno de dichas termas.
Es probable que ya a finales de ese siglo VIII el lugar de enterramiento de estas reliquias se convirtiera en santuario y luego en monasterio, del que se conocen noticias del año 1099, cuando el rey leonés y castellano Alfonso VI le otorga diversos privilegios.
Unas décadas más tarde, durante el reinado de Alfonso VII, la abadía fue convertida en colegiata. Durante estos siglos medievales la iglesia fue de Patronato Real, como atestiguan los numerosos escudos reales distribuidos en sus puertas, por lo que las obras constructivas pudieron ser muy ambiciosas, como muestra lo conservado en la actualidad.

LA CRIPTA
Una de las partes más interesantes del complejo catedralicio es la iglesia baja, llamado "cripta o parroquia del Cristo" que fue construido entre las últimas décadas del siglo XII y las primeras del XIII.
Su estilo es de transición del románico al gótico y presume de un espacio de medidas considerables: 31 metros de largo y 18 de ancho, organizado en tres naves de cuatro tramos, finalizadas por cabecera de triple ábside poligonal, de factura algo posterior. No se habilitó ningún transepto por lo que su planta en netamente basilical.
La separación de las naves se hace mediante robustos pilares cruciformes con dos columnas en cada frente y una en cada codillo. Las dobles columnas sujetan los arcos perpiaños y formeros, mientas que las columnas acodilladas hacen lo propio con los nervios de las bóvedas de crucería.
La escultura de los capiteles y las claves de las naves son vegetales, no así la de las columnas, ménsulas y las claves de las bóvedas de la cabecera que muestran temas historiados: cabezas humanas, animales y personajes bíblicos como San Pedro portando una enorme llave.
En la nave del Evangelio, el suelo está acristalado para poder observar los restos de las instalaciones termales romanas sobre las que se asienta el edificio.
En la iglesia baja se encuentran los restos de los Santos Mártires (San Emeterio y San Celedonio) que, como ya indicamos anteriormente, llegaron a Portus Victoriae (la antigua Santander romana) en barco y que dieron prestigio e impulso a este lugar de culto.
A la iglesia baja se accede por dos puertas tardorrománicas interesantes cobijadas por un atrio en el costado norte. La principal tiene arquivoltas apuntadas con finos boceles y escocias. Los soportes son tres parejas de columnas y las jambas interiores encapiteladas con crochets. La Puerta del Perdón se encuentra a pocos metros de la principal. Fue descubierta no hace muchos años y presume de unas hechuras aún más próximas a lo románico, con arquivoltas casi de medio punto sobre parejas de columnas. Los capiteles son mayoritariamente vegetales, pero hay uno de relieve zoomorfo. Entre ambas puertas hay un ventanal tardorrománico que iluminaba las reliquias de los mártires.
Como conclusión, la iglesia baja de la Catedral de Santander resulta un espacio muy amplio pero de escasa altura e iluminación pues el abovedamiento, al ser diseñada para tener otra iglesia encima, se construyó necesariamente con pocos metros de alzado. En todo caso es un lugar sugerente que transmite cierta emoción y misterio.

LA IGLESIA ALTA
La iglesia alta es lo que, en sentido estricto, constituye el templo catedralicio actual. La iglesia alta se levantó entre finales del siglo XIII y el XIV, a continuación de la finalización de la iglesia baja.
Se trata de de un tipo de construcción basilical de tres naves de distinta altura separadas por pilares fasciculados y arcos apuntados. Las bóvedas son de crucería.
Carece de triforio por lo que su alzado es sencillo, de sólo dos niveles. El primero de estos niveles es el de los arcos formeros que separan las naves y el segundo es el claristorio con vanos apuntados sencillos que fueron adulterados en la restauración tras el incendio, incorporando capiteles que no tuvo.
Las restauraciones modernas, tras el incendio de 1941, sustituyeron la cabecera original por nueva construcción con girolao más un cimborrio.

EL CLAUSTRO
Al finalizar la iglesia alta de esta catedral se construyó el bonito claustro gótico, cuyas pandas se abren al exterior mediante arcos apuntados que apoyan sobre columnas de fuste de sección octogonal. Cada grupo de cuatro arcos es envuelto externamente por un gran arco escarzano. Entre estos grupos de arcos y columnas aparecen rítmicamente dispuestos grandes contrafuertes exteriores que se encargan de soportar los grandes nervios cruceros de las bóvedas de las galerías que son de crucería.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.