Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Lugares religiosos

    Lugares religiosos que se pueden visitar en Cantabria.
  • 1
image
El Cristo de Limpias Leer Más
image
La Virgen de la Bien Aparecida Leer Más
image
Santo Toribio de Liébana Leer Más
image
La Catedral de Santander Leer Más
image
La Colegiata de Santa Juliana Leer Más
image
Santuario Nuestra Señora de Latas Leer Más
  • 1

Es una monumental iglesia románica del siglo XII, de tres naves. Espléndido claustro románico, único en la cornisa cántabrica, con una completa serie de capiteles, cuya escultura constituye una síntesis de la iconografía románica.

limpias

LA COLEGIATA DE SANTA JULIANA

Es una monumental iglesia románica del siglo XII, de tres naves. Espléndido claustro románico, único en la cornisa cántabrica, con una completa serie de capiteles, cuya escultura constituye una síntesis de la iconografía románica.
El claustro de la Colegiata fue desmontado y reconstruido en su práctica totalidad en 1905 bajo la dirección de Juan Bautista Lázaro.
El claustro de la Colegiata de Santa Juliana en Santillana del Mar está situado al norte de la colegiata, tiene forma de cuadrilátero irregular y cuenta con 43 capiteles esculpidos distribuidos entre las galerías norte, oeste y sur.
La galería este fue completamente reformada en el siglo XVI y no conserva restos románicos, salvo un capitel.
Las tres galerías conservadas combinan grupos de dos y cuatro columnas sin que se aprecie uan secuencia repetitiva determinada. Buena parte de los capiteles historiados se concentran en la galería sur. Las galerías norte y oeste contienen en su mayor parte capiteles con temas vegetales. En las esquinas noroeste y suroeste se situan sendos capiteles.
En el ala oriental hay una serie de sepulcros entre los que destaca el del obispo Pelayo de Oviedo, muerto posiblemente en 1124.
Es un templo de planta basilical, con tres naves rematadas al este por sendos ábsides. Tras ellos, el transepto le proporciona planta de cruz latina, cuyos brazos, no rebasan en planta los muros sur y norte.
Sobre el crucero de la colegiata se erige una torre que contiene bóveda y linterna. Delimitada en dos niveles por moldura decorada con rombos, poseen en su nivel inferior ventanales y óculos alternando en sus caras. En el nivel superior galeria de arquillos pareados decorados de columnillas y capiteles. Otra moldura de rombos apeada en canecillos lisos conforma la cornisa.
La torre-campanario de la Colegiata de Santa Juliana en Santillana del Mar está situada a los pies del templo es obra añadida al original, y que lamentablemente propició la desaparición de lo que debió de ser espectacular portada oeste, a juzgar por el bello pantócrator que resta de la misma, y parte del apostolario que hoy adorna la mesa del altar.
También la fachada sur de la Colegiata de Santa Juliana en Santillana del Mar sufrió reformas en los s. XVII y XVIII que enmascaran su original aspecto: una galería de quince arquillos se superpuso a la nave sur; así como el frontón renacentista que corona el cuerpo avanzado que contiene la portada. La sacristía oculta buena parte del brazo sur del crucero.
A pesar de todo ello, hay un armónico equilibrio de formas y estilos, de entre los cuales no es difícil hacerse una idea de cómo fue en origen el templo que se edificó en el S XII.
Sobre la portada de la Colegiata de Santa Juliana en Santillana del Mar corre un grupo escultórico, centrado por Cristo en Majestad, dentro de mandor la que portan cuatro ángeles cuyos brazos parecen componer una geométrica figura. A ambos lados, los apóstoles en bajorrelieve, bastante deteriorados.
Destacable la torre cilíndrica adosada en la unión de transepto y arranque de nave sur. Posee tres molduras. Las dos inferiores de ajedrezado que continuan hacia el muro sur enmarcando un ventanal de medio punto semioculto por la misma. La superios biselada y sin decoración. Sobre ella, ventanal geminado cuyo parteluz es una gruesa columna con basa y cápitel decorado.
Llama la atención al visitar el templo la reja horizontal interpuesta entre la escalinata y el acceso a la plazoleta frente al muro sur. Su función ha sido impedir el acceso al ganado que hasta no hace mucho deambulaba por estas calles.
En el interior de Colegiata de Santa Juliana en Santillana del Mar, el templo se estructura en tres naves, mayor la central en anchura y altura. Por delante de ellas transepto cubierto por bóveda de medio punto perpendicular al eje mayor de las naves.
Cuatro pares de pilares cruciformes permiten la división de la nave en cuatro tramos por detras del transepto. Las naves laterales, más estrechas, comunican con la central por medio de grandes vanos.
Sobre el crucero y por medio de arcor fajones y formeros se genera una estructura cudrangular de moldura decorada con ajedrezado, sobre la cual cuatro triángulos curvilíneos y cuatro tímpanos verticales conforman una linterna sobre la que se alza la cúpula de media esfera con nervaduras.
Entre la cabecera absidial central y el transepto, hay un amplio presbiterio cubierto por medio cañón. En sus paramentos verticales, decoración a base de dos vanos ciegos afrontados muy abocinados.
En la cabecera de la nave sur un tosco bajorrelieve representa a Santa Juliana sometiendo al demonio. Datado en el XI.
A destacar que en la triple arquería que decora el interior del cilindo absidial, los vanos aspillerados vistos al exterior, no corresponden con la decoración interior, quedando francamente descentrados.
El frontal de la mesa del altar mayor, se decora con cuatro Apóstoles que como ya se ha comentado debieron de flanquear al gran Pantócrator de la desaparecida portada oeste.
Los capiteles que decoran el interior del templo son de hechura estilizada y repite motivos vistos a lo largo del Camino Jacobeo. Hay varios que replican el modelo visto en Cervatos y que a mi me sugieren el oleaje del Cantábrico.
En el interior de la torre que se erigió a los pies del templo, tras el coro, se halla la magnífica pila bautismal, que se decora con un pasaje de Daniel entre los leones y una cenefa decorada recorriendo su borde libre. Tras ella, y en el muro oeste, el Pantócrator que conserva parte de su policromía original.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.