Vive Garabandal

El 8 de septiembre, la Iglesia celebra la fiesta litúrgica de la Natividad de la Santísima Virgen María.

Una peregrinación es un viaje a un santuario o lugar sagrado.

No pienses que los mensajes de Garabandal solo son para los que estaban allí en el momento y ahora tienen de 60 años para arriba, o que los mensajes valen para otros, pero "no para mí". Estos mensajes, aunque la Virgen los dio cuando tú ni siquiera no habías nacido, valen para todos y hablan a todos.

En realidad, el contenido de los mensajes de Garabandal no es nada "nuevo". Se podría resumir en la frase evangélica: "Convertíos y creed en el Evangelio". La Virgen nos invita a la conversión, a que nos reconozcamos pecadores, a que tengamos fe y confianza… ¿Es eso algo extraordinario o nuevo? Realmente, no. Pero, como buena Madre que es, viene a recordárnoslo. Ella es como una madre que cuida de su hijo y, aunque se lo tenga que repetir mil veces, sigue diciéndole a su hijo que no meta sus dedos en el enchufe, porque se va a electrocutar y puede morir. ¿Acaso diríamos a esta madre que avisa a su hijo que, por favor, deje de hacerlo? ¿Le diríamos que no queremos escucharla o que venga en otro momento, porque ahora no nos interesa? ¿Acaso aconsejaríamos al hijo no escuchar el aviso de su madre? Entonces, ¿cómo es que a María, Nuestra Madre del Cielo, no le hacemos caso, estando en juego no ya la vida del cuerpo, sino la del alma?

Piénsalo: ¿Es tanto lo que te pide? Pues, no. Y, además, es para tu bien.

Lee de nuevo los mensajes, cópialos en un papel para recordarlo de vez en cuando y pregúntate: ¿Estoy viviendo lo que Nuestra Madre quiere? Si la respuesta es sí, sigue adelante, si es no, no te desanimes y vuelve a empezar, confiando en Ella. Lo que dijo a Conchita en la última aparición también te lo dice a ti: "Pon todo de tu parte y nosotros te ayudaremos".

Leer los mensajes

Cuando Conchita habla de la primera aparición de la Virgen Santísima en Garabandal dice que era como si su madre hubiera estado ausente durante un viaje y acabara de volver. "Le contamos muchas cosas… Era como una madre que hace mucho que no la ve su hija y le cuenta todo. Con mayor razón nosotras, que no la habíamos visto nunca. Y, además, ¡era nuestra Madre del Cielo!" (Diario de Conchita).

María y Jesús son inseparables. Los Corazones de Jesus y de María son inseparables. María nos lleva a Jesús y Jesús nos da a María: "He ahí a tu madre". Nos la da como madre. Nos da su corazón de madre.

Pronto vendrá el "Aviso". Sí, lo sabemos. Pero no debemos fijar tanto nuestra atención ni gastar tantas energías en pretender adivinar los tiempos de Dios y de Nuestra Madre. Preocupémonos más bien de examinar nuestro corazón y ver qué hay en él que todavía necesite convertirse.

Durante las apariciones, la Virgen pedía que se diese a besar a la gente, una y otra vez, el crucifijo, en el que está su Hijo en la cruz, Jesucristo, nuestro Redentor.

Nos podría ayudar durante este adviento, como preparación para la navidad, reflexionar y recordar cómo la Virgen quiso traer con ella, en algunas de las apariciones, al Niño Jesús.

El dogma de la Maternidad Divina se refiere a que la Virgen María es verdadera Madre de Dios. Fue solemnemente definido por el Concilio de Éfeso (año 431).

En 2015 celebramos el 50º aniversario de la última aparición de la Virgen en Garabandal, que tuvo lugar el 13 de noviembre de 1965. ¡Cómo no emocionarse al recordar los sucesos de aquel día! La Virgen es Madre, y lo demuestra una y otra vez con el interés que manifiesta hacia sus hijos.

Seguimos reflexionando sobre la última aparición de la Virgen en Garabandal.
Continúa Conchita en su diario: «Venía vestida como siempre y muy sonriente. Yo le he dicho: “Ya he venido a traerte los rosarios, para que los beses”. Y ella me ha dicho: “Ya lo veo”.

En octubre de 2015 se celebró la XIV Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, con el tema: "Vocación y misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo". Esto dio pie a muchas reflexiones sobre la familia y, más concretamente, sobre la familia cristiana. Cada vez resulta más palpable el ataque contra la familia en la sociedad actual. En Garabandal, la Virgen también quiso resaltar la importancia del matrimonio y de la familia.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.