Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates

¿QUÉ DICEN LAS NIÑAS SOBRE EL MILAGRO?

Jacinta

Febrero, 1977 [publicado por NEEDLES, julio-septiembre de 1977 y nuevamente por GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

La Santísima Virgen nunca habló a Jacinta del Milagro. Dice que cada vez que le preguntaba a Nuestra Señora al respecto, sencillamente respondía: "Todos creerán".

Mari Loli

Febrero,1977 [publicado por NEEDLES, julio-septiembre de 1977 y nuevamente por GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

P. ¿Se te habló del Milagro en una aparición? Y, en ese caso, ¿quién te lo dijo?
R. La Santísima Virgen me lo dijo.
P. ¿Qué sabes del Milagro?
R. Todo lo que sé es que ocurrirá dentro de un año a partir del Aviso.
P. ¿Iréis tú y tu familia a Garabandal para ver el Milagro?
R. Si Dios lo quiere.
 
Conchita
 
1973 [publicado por GARABANDAL, enero-marzo de 1983.]
 
P. ¿Qué ocurrirá ese día (el del Milagro)?
R. Le diré todo cuanto puedo, tal como me lo dijo la Virgen. Me dijo que Dios iba a hacer un gran Milagro y que no habría ninguna duda de que fuera un Milagro. Vendrá directamente de Dios, sin intervención humana. El día llegará, y la Virgen me dijo el día, mes y año, así que sé la fecha exacta.
P. ¿Cuándo será ese día?
[El 18 de Junio de 1965, Conchita recibió el segundo Mensaje de San Miguel mientras la multitud se arremolinaba en torno suyo. Conchita, que es la mayor de las videntes, también tiene la mayor responsabilidad: anunciar la fecha del Milagro con ocho días de antelación.]
R. Llegará pronto, pero no puedo revelarlo hasta ocho días antes de la fecha.
P. ¿Qué sucederá exactamente ese día?
R. No me está permitido decir exactamente lo que va a suceder. Lo que sí puedo revelar es que la Virgen dijo que todos los que estuvieran presentes allí (en Garabandal) ese día, lo verían. Los enfermos que estén allí quedarán curados, cualesquiera sea el mal que padezcan o la religión que profesen. Pero tendrán que estar allí.
P. ¿Dijiste que el día del Milagro los que estén presentes se convertirán?
R. La Virgen dijo que todos los que estuvieren presentes creerán. Verán que viene directamente de Dios. Todos los pecadores que estén presentes se convertirán. También dijo que se podrán sacar fotografías del Milagro y televisarlo. Además, desde ese momento quedará grabada una señal permanente en los pinos, que todos podrán ver y tocar pero no sentir. No puedo explicarlo.
P. El día del Milagro, ¿habrá alguna señal extraordinaria no hecha por el hombre?
R. Sí, y esa señal perdurará hasta la consumación de los siglos.
P. ¿Dijiste que esta señal podrá televisarse y fotografiarse, pero que no podrá sentirse al tacto?
R. Será como el humo, que se puede tocar sin palparlo.
P. Respecto a los enfermos, la Virgen habló de alguien en particular, de un ciego llamado Joe Lomangino. ¿Qué dijo de él?
R. Dijo que recobraría la vista el día del Gran Milagro. También habló de un niño paralítico cuyos padres son de mi pueblo (Garabandal). Este niño también sanará. Esas son las únicas dos personas de quienes habló.
P. ¿Puedes decimos algo del padre Luis Andreu?
R. Sí. Este sacerdote venía a la aldea con frecuencia a ver si las apariciones eran ciertas o no. Al cabo de cierto tiempo, creyó en ellas. En cierta ocasión, mientras nosotras estábamos en éxtasis en el pinar, empezó a gritar: "¡Milagro!", ¡Milagro!, ¡Milagro!" Cuando esto sucedía, dijo la Virgen: "En estos momentos el sacerdote me está viendo a mí y el Milagro que ocurrirá"
P. El padre Luis, ¿estaba realmente viendo el Milagro?
R. Sí. Ese mismo día, de regreso a casa, dijo a sus amigos: "Este es el día más feliz de mi vida. ¡Qué gran Madre tenemos en el Cielo! Las apariciones son verdaderas". Y al pronunciar estas palabras, murió.
P. ¿No dijo la Virgen que el día del Milagro ocurrirá algo con respecto al padre Andreu?
R. Sí. Dijo que el día del Milagro se descubrirá que su cuerpo está incorrupto.
 
7 de Febrero, 1974 [publicado por NEEDLES, primavera de 1974.]
 
P. ¿Llevarás al niño al Milagro? [En el momento de esta entrevista, Conchita esperaba su primer hijo. Dio a luz a la pequeña María Concepción en Abril.]
R. Ni siquiera sé si yo iré. [Al pedirle que fuera más explícita, Conchita dijo:] Claro que quiero ir, pero no sé si las circunstancias lo permitirán. No es necesario (para que ocurra el Milagro) que yo esté allí.
P. Has dicho que el Milagro de Garabandal coincidirá con un gran acontecimiento en el seno de la Iglesia. ¿Te dijo Nuestra Señora en qué consistirá? ¿Puedes añadir algo a lo que ya has dicho sobre este tema?
R. Sí, yo sé en qué consiste el acontecimiento. Es un hecho singular en la Iglesia que ocurre en contadas ocasiones y que nunca ha sucedido en mi vida. No es nada nuevo ni extraordinario, sencillamente es algo raro, como la definición de un dogma, algo que afectará a toda la Iglesia. Ocurrirá el mismo día que el Milagro, pero no como consecuencia de éste sino por pura coincidencia.
P. ¿Cómo anunciarás el Milagro?
R. No lo sé exactamente. Más concretamente, a medianoche (ocho días antes del Milagro), llamaré a Joey (Lomangino), a la radio, la televisión, y a todos los que crea que puedan ayudarme a propagar la noticia rápidamente. No estoy preocupada. Sé que si la Santísima Virgen quiere que uno esté allí, allí estará.
P. Joey ha dicho que irá a Garabandal inmediatamente después del Aviso. ¿Sabes cuánto tiempo transcurrirá entre el Aviso y el Milagro?
R. Es buena idea que Joey vaya a Garabandal, pero no sé cuánto tiempo transcurrirá entre el Aviso y el Milagro.
P. ¿Piensas con frecuencia en el día del Milagro, y esperas, con impaciencia, que lleguen el Aviso y el Milagro?
R. A veces me parece que están muy lejos y otras que son inminentes. Me parecen muy cercanos cuando pienso que la gente no responde al Mensaje, porque después del Milagro es posible que haya un castigo. Lo espero con impaciencia, sí. La Santísima Virgen nunca miente. Para que las palabras de la Virgen se cumplan, deben producirse el Aviso y el Milagro. Todo constituye un único mensaje.
P. En las dos ocasiones en que Nuestra Señora te habló de Joey, ¿te dijo algo más, aparte de la profecía sobre sus ojos?
R. Acerca de Joey, todo cuanto recuerdo ahora es que la Santísima Virgen me dijo que en el momento del Milagro, Joey tendría nuevos ojos y que a partir de entonces vería permanentemente.
 
Febrero, 1977 [NEEDLES, julio-septiembre de 1977 (publicado nuevamente por GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

P. ¿"Viste" el Milagro o se te habló de él?
R. La Virgen me lo dijo y me hizo entender exactamente en qué consistirá.
P. ¿Estabas sola o con las otras niñas cuando Nuestra Señora te habló del Milagro?
R. No recuerdo. [Nota de la Redacción: Según las notas del padre Valentín Marichalar, sacerdote de Garabandal en aquella época, Conchita estaba sola cuando recibió este mensaje.]
P. ¿Cómo será el Milagro?
R. Aunque intentara explicarlo, no podría hacerlo bien. Es mejor esperar y verlo.
P. ¿Querrías volver a repetir la información referente a los meses durante los que podemos esperar que ocurra el Milagro?
R. De Marzo a Mayo.
P. Algunos dicen que el modo en que anunciarás el Milagro será en sí un "Milagro". ¿Podrías explicarlo?
R. Creo que el modo en que se anunciará será otro milagro, porque se trata de una gran responsabilidad para mí y me va a hacer falta un milagro para decirlo.
P. Si me encuentro lejos del pueblo, en las montañas, pero puedo ver los pinos, ¿veré claramente el Milagro? Si estoy enfermo, ¿me curaré a esa distancia?
R. Podrá presenciar el Milagro claramente, y si Dios lo quiere, se curará.
P. Se ha dicho que en otros lugares de los EE.UU. y Europa, se podrán visitar otros santuarios marianos y ser curados ese día. ¿Qué sabes al respecto?
R. La Virgen no nos dijo nada sobre este particular.
P. Los que crean firmemente que se producirá el Milagro pero no puedan asistir debido a sus circunstancias, por ejemplo, por ser sacerdotes y religiosos de clausura, ¿recibirán alguna gracia especial ese día?
R. Personalmente, no lo sé. Depende de las personas, de sus deseos, de su fe, de su sacrificio y obediencia.
[Hace muchos años, el abuelo de Conchita plantó los pinos sobre una loma que dominaba la villa de Garabandal. Nuestra Señora dijo a Conchita que después del Milagro, quedaría una señal permanente y sobrenatural en el Pinar que podría ser vista, fotografiada y televisada pero no tocada.]

 

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.