Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Espiritualidad

  • 1

conchita

02En los días 19 y 23 junio tuvieron lugar las llamadas "noches de los gritos". En estas dos noches, las videntes fueron instruidas acerca del "aviso" y del "castigo". La Virgen les enseñó una visión del castigo que vendrá si, después del aviso y el milagro, el mundo no cambia. Los gritos de las niñas produjeron tal impresión en la gente que les oyó, que todo el pueblo se fue a confesar. Dice Maximina: "Cada vez que se rezaba, paraban los gritos, indicando que si le pedimos perdón a Dios, Él nos perdona, como dice el segundo mensaje". Don Valentin anotó: "a las niñas se les oyó llorar mucho", y una mujer presente, Eloísa de la Roza Velarde, recuerda: «Las niñas daban unos gritos impresionantes, y decían "¡Espera! ¡Espera!… ¡Que se confiesen todos!… ¡Ay! ¡Ay!…". La gente empezó a pedirse perdón públicamente». Después de que hubo terminado la aparición, la gente se quedó rezando y, con la primera luz del día, un fraile franciscano se fue para la Iglesia a confesar. Sigue relatando Eloísa: "Se confesó todo el pueblo; y, al parecer, fueron confesiones de una sinceridad y arrepentimiento verdaderamente extraordinarios".

03Un mensaje escrito por Loli y Jacinta expresa la gran tristeza de la Virgen cuando se hace poco caso a sus mensajes.

23 de junio de 1962
La Virgen nos ha dicho que el mundo sigue igual, que no se ha cambiado nada; que pocos verían a Dios; son tan pocos, que a la Virgen le da mucha pena.
¡Qué pena que no cambie! La Virgen nos ha dicho que está llegando el castigo. Como el mundo no cambia, la copa se está llenando.
¡Qué triste estaba la Virgen!, aunque a nosotros no nos lo dé a ver, porque la Virgen nos quiere tanto... Ella lo sufre sola, porque ¡es tan buena...! ¡Sed buenos todos, para que la Virgen se ponga contenta!
Nos ha dicho que pidamos los que somos buenos por los que son malos. Sí, pidamos a Dios por el mundo, por los que no lo conocen. Sed buenos, muy buenos todos.

María Dolores Mazón, 13 años
Jacinta González, 13 años.

Frente a este acontecimiento sucedido en Garabandal no hemos de tener miedo sino que hemos de tomar en serio la llamada que nos hace a la conversión. Dijo la Virgen en la última aparición: "Os quiero mucho y deseo vuestra salvación". Encontramos en la Biblia numerosos versos que nos consuelan y confortan, como este del salmo 46: "No temeremos aunque tiemble la tierra". Pero claro, eso se aplica a aquellos que piden perdón con alma sincera y con humildad, que tratan de escuchar la voz de Dios y vivir según sus mandamientos. Este es el camino: vivir el amor a Dios y al prójimo. Cuando caigamos, no tardemos en volver a Él, porque nos fue prometido: "Si volvéis a él de todo corazón y con toda el alma, siendo sinceros con él, él volverá a vosotros y no os ocultará su rostro". Encontramos un eco de estas palabras de Tobías en el segundo mensaje de Garabandal: "Si le pedís perdón con alma sincera, Él os perdonará".

Confiemos en sus palabras y pongámonos de nuevo en el buen camino bajo el amparo de María, Madre de Dios y Madre Nuestra.

Ver vídeo

madre

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.