doscorazones

Un mes para su Corazón

El mes de junio es un mes dedicado de modo especial al Sagrado Corazón de Jesús. Existen muchas prácticas de devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Quizá la más conocida sea la de los nueve primeros viernes de mes. El Corazón de Jesús dijo a Santa Margarita María de Alacoque: "Yo te prometo, en la excesiva misericordia de mi corazón, que su amor omnipotente concederá a todos aquellos que comulguen nueve primeros viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final: No morirán en desgracia mía, ni sin recibir sus sacramentos, y mi Corazón divino será su refugio en aquel último momento". Las condiciones para ganar esta gracia son: 1) Recibir la sagrada comunión durante nueve primeros viernes de mes de forma consecutiva y sin ninguna interrupción (es aconsejable acompañarlo con el sacramento de la confesión previa a la comunión, y necesario cuando hay conciencia de pecado mortal). 2) Tener la intención de honrar al Sagrado Corazón de Jesús y de alcanzar la perseverancia final. 3) Ofrecer cada comunión como de acto de reparación por las ofensas cometidas contra el Santísimo Sacramento.

Quien ve a Jesús ve a María

San Juan Eudes, propagador de la devoción a los sagrados Corazones de Jesús y de María, decía: "Quien ve a Jesús ve a María, quien ama a Jesús ama a María, quien tiene devoción a Jesús tiene devoción a María". María y Jesús son inseparables. Los Corazones de Jesus y de María son inseparables. María nos lleva a Jesús y Jesús nos da a María: "He ahí a tu madre". Nos la da como madre. Nos da su corazón de madre. San Juan Eudes pone en labios de Jesús estas palabras: "Yo os doy el Corazón de María como un mar inmenso de toda suerte de gracias".

El Corazón de la Madre

El Corazón de María intercede por nosotros. El amor de su Corazón se dirige a Dios y a su Hijo Jesús, pero también a nosotros, que somos hijos de María. A través de la devoción a María y a su Inmaculado Corazón, alcanzamos toda clase de gracias y favores. El Papa Pío XII consagró el mundo al Corazón Inmaculado de María en plena Guerra Mundial e instauró la fiesta del Corazón Inmaculado de María. Este pontífice dijo: "Ante tu trono nos postramos suplicantes, seguros de alcanzar misericordia, de recibir gracias y el auxilio oportuno".

Los cinco primeros sábados

Junto a la devoción de los nueve primeros viernes en honor del Sagrado Corazón de Jesús, está la devoción de los cinco primeros sábados en honor del Inmaculado Corazón de María.
En diciembre de 1925, la Virgen se apareció a Sor Lucía y le dijo: "Yo prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias para la salvación a todos aquellos que en los primeros sábados de cinco meses consecutivos se confiesen, reciban la sagrada comunión y recen una tercera parte del rosario con intención de reparar".

Jacinta ve al Sagrado Corazón de Jesús

Destaca, entre las apariciones que tuvo Jacinta González en Garabandal, la del Sagrado Corazón de Jesús. Se le apareció mientras las otras niñas estaban en éxtasis viendo a San Miguel. Jacinta decía que era de una belleza extraordinaria, "el más hermoso de los hombres". A Jacinta le impresionaron su infinito amor y su mirada, que atravesaba el corazón.
Puedes leer la entrevista con el P. Benac aquí.

Vengo con el deseo de acercarlos a nuestros Corazones

La devoción a los Corazones de Jesús y María son una llamada a acercarnos a su amor, a amarlos y a dejarnos amar por ellos. En la última aparición, Nuestra Madre explicó la razón de su venida: "Vengo por todos mis hijos, con el deseo de acercarlos a nuestros corazones". Tenemos que acercarnos con confianza, con amor... Pero que no se quede en palabras, sino que lo llevemos a la vida. Cuando quieres a alguien de verdad, haces con gusto lo que te pide; así debe ser con Dios, que es el más digno de nuestro amor. La Virgen desea nuestra salvación, por eso viene a llamarnos a la conversión, a que volvamos el corazón y la mirada hacia Dios, hacia los bienes eternos, que, en definitiva, son los que dan sentido real a toda nuestra vida.