Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Espiritualidad

  • 1

cumpe

Historia

La celebración de la fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María fue conocida en Oriente desde el siglo VI y se introdujo en Occidente hacia el siglo VII. El Papa Sergio I organizó en Roma, en honor de las cuatro principales fiestas de María -entre las que se encuentra la Natividad de la Santísima Virgen-, una procesión solemne desde la iglesia San Adriano hasta la basílica de Santa María la Mayor.
El Evangelio no nos da datos del nacimiento de María, pero existe la tradición de que nació en Nazaret. Los orígenes de esta fiesta proceden de Oriente, en concreto de Jerusalén. Allí, desde el siglo V, hay un santuario mariano junto a los restos de la piscina Probática, de las ovejas. Debajo de la Basílica de Santa Ana, una iglesia románica levantada por los cruzados, se encuentran los restos de una basílica bizantina y una criptas excavadas en la roca que parecen haber formado parte de una vivienda que se ha considerado como la casa natal de la Virgen María.

Alegría universal

San Juan Damasceno dijo: "El día de la natividad de la Madre de Dios es festividad de alegría universal, pues a través de Ella se renovó todo el género humano, y la aflicción de la madre Eva se convirtió en alegría" (homilía - 8 de septiembre - Basílica de Santa Ana).
La Virgen apareció en medio de las tinieblas como la aurora de Dios que anunciaba el sol divino que venía a alumbrar a toda la tierra. María es siempre la aurora de Jesús.

¿Y nosotros?

Normalmente, cuando un familiar o amigo celebra su cumpleaños y nos invita, dedicamos un tiempo a pensar cómo nos vamos a vestir y qué regalo le vamos a llevar. Con la Virgen, Nuestra Madre, debería ser igual. ¿Qué podemos llevarle? ¿Qué podemos darle como regalo? Ciertamente, lo que más alegría da a la Virgen es que estemos cerca de su Hijo, Jesús, y que lo acojamos en nuestra vida. También le alegra que recibamos con buena disposición su mensaje de amor. Cuánto le hace sufrir que no acojamos de todo corazón su mensaje y que no lo cumplamos. A Conchita le dijo que no había venido a dar el último mensaje por la pena que le daba, porque Ella nos quiere y quiere nuestra salvación. Demos a María la alegría de haber hecho nuestro su mensaje y de esforzamos en ser realmente buenos, como Ella nos pide. Demos gracias a Dios por habernos regalado tal Madre.

Cumpleaños feliz

Alégrate y corre a felicitar tu Madre. Con su nacimiento, María trae en sí el germen de la vida de la gracia para ella y para todos los demás.
Únete a la Iglesia, que hoy canta este himno de alabanza: "Con alegría grande celebramos la Natividad de la Santísima Virgen María, pues su nacimiento ha llenado de gozo el universo entero".

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.