Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Espiritualidad

  • 1

adviento

Ya reflexionamos hace tiempo sobre cómo no debemos vivir esta Navidad como una más. Se puede decir lo mismo para el tiempo de Adviento. El tiempo de Adviento no solo nos recuerda de lo pasado, de celebrar y contemplar el nacimiento de Jesús en Belén, sino que nos recuerda también su presencia constante entre nosotros y cómo hemos de vivir siempre vigilantes ante su venida futura en gloria.

Él viene

Adviento viene a significar "venida". Para nosotros, los cristianos, se refiere a la venida de Jesucristo. La Iglesia llama "Adviento" a las cuatro semanas que preceden a la Navidad, y es un tiempo en el que se nos ofrece una oportunidad para prepararnos con esperanza a la llegada del Señor. En nuestro corazón debe levantarse un canto: "Maranatha! ¡Ven, Señor Jesús!".

Vívelo con ella

Es un tiempo precioso, porque, según van pasando los días, la luz crece y se nos acerca. Es la luz que brilla en las tinieblas, es el sol que viene a reinar. María, la llena de gracia, la que Dios eligió como Madre, nos enseña cómo vivir este tiempo. Toda su vida fue una vida de recogimiento: "Ella guardaba esas cosas, meditándolas en su corazón" (Lc. 2, 19). Esta actitud de acoger y meditar la Palabra de Dios debe tenerla todo cristiano. Muchas veces vivimos en una superficialidad que no nos permite llegar a descubrir lo que Dios quiere decirnos con su Palabra. Debemos imitar a María, que hacía silencio y meditaba todos los misterios en su corazón. Si vivimos el Adviento muy cerca a ella, ella nos ayudará, porque es el camino hacia Jesús. Ella nos enseñará a escucharlo y a guardar su Palabra en nuestro corazón. Le pedimos a ella que nos de un corazón nuevo donde pueda nacer Jesús.

 

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.