Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Meditar la Pasión

    "Debéis sacrificaros más, pensad en la Pasión de Jesús" (del 2º mensaje).
  • 1
image
I Estación Leer Más
image
II Estación Leer Más
image
III Estación Leer Más
image
IV Estación Leer Más
image
V Estación Leer Más
image
VI Estación Leer Más
image
VII Estación Leer Más
  • 1
  • 2

Meditar la Pasión

El segundo mensaje de la Virgen en Garabandal, el 18 de Junio 1965, termina así: "Debéis sacrificaros más, PENSAD EN LA PASIÓN DE JESÚS". Uno de los medios que la Iglesia nos propone para meditar la Pasión de Nuestro Salvador es el del rezo de las estaciones del "Via Crucis". Durante las mismas, se recorre junto a Jesús el camino del Calvario, meditando todos los sufrimientos que padeció para salvarnos.

VI Estación - La Verónica enjuga el rostro de Jesús

6 estacion
Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Lectura del libro del profeta Isaías 53, 2-3

No tenía figura ni belleza. Lo vimos sin aspecto atrayente, despreciado y evitado por los hombres, como un hombre de dolores, acostumbrado a sufrimientos, ante el cual se ocultan los rostros; despreciado y desestimado.

Del libro de los Salmos 26, 8-9

Oigo en mi corazón: «Buscad mi rostro». Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro. No rechaces con ira a tu siervo, que tú eres mi auxilio; no me deseches, no me abandones, Dios de mi salvación.

Meditación

«Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro » (Sal 26, 8-9). Verónica –Berenice, según la tradición griega– encarna este anhelo que acomuna a todos los hombres píos del Antiguo Testamento, el anhelo de todos los creyentes de ver el rostro de Dios. Ella, en principio, en el Vía crucis de Jesús no hace más que prestar un servicio de bondad femenina: ofrece un paño a Jesús. No se deja contagiar ni por la brutalidad de los soldados, ni inmovilizar por el miedo de los discípulos. Es la imagen de la mujer buena que, en la turbación y en la oscuridad del corazón, mantiene el brío de la bondad, sin permitir que su corazón se oscurezca. «Bienaventurados los limpios de corazón –había dicho el Señor en el Sermón de la montaña–, porque verán a Dios» (Mt 5, 8). Inicialmente, Verónica ve solamente un rostro maltratado y marcado por el dolor. Pero el acto de amor imprime en su corazón la verdadera imagen de Jesús: en el rostro humano, lleno de sangre y heridas, ella ve el rostro de Dios y de su bondad, que nos acompaña también en el dolor más profundo. Únicamente podemos ver a Jesús con el corazón. Solamente el amor nos deja ver y nos hace puros. Sólo el amor nos permite reconocer a Dios, que es el amor mismo.

Oración

Danos, Señor, la inquietud del corazón que busca tu rostro. Protégenos de la oscuridad del corazón que ve solamente la superficie de las cosas. Danos la sencillez y la pureza que nos permiten ver tu presencia en el mundo. Cuando no seamos capaces de cumplir grandes cosas, danos la fuerza de una bondad humilde. Graba tu rostro en nuestros corazones, para que así podamos encontrarte y mostrar al mundo tu imagen.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.